Lo primero que debemos pensar es que un perrito es un ser vivo que nos acompañará un buen tiempo, y no podemos dejarnos llevar por decisiones apresuradas. (Foto: Pexel)
Lo primero que debemos pensar es que un perrito es un ser vivo que nos acompañará un buen tiempo, y no podemos dejarnos llevar por decisiones apresuradas. (Foto: Pexel)
Redacción EC

es una decisión de corazón, pero que a su vez conlleva una gran responsabilidad; considerando que hablamos de un ser vivo que necesita afecto y un hogar cálido para ser feliz. Una siempre será alguien importante en nuestra vida, con quien compartiremos un vínculo especial y nuestro día a día.

Esta decisión es bastante delicada, y es fundamental ser conscientes de ciertos puntos que debemos considerar para hacerlo de manera responsable. Luis Alfredo Chávez, médico veterinario especialista de Atrevia, nos comparte algunos consejos a tener en cuenta para que esta nueva etapa en la vida de ambos sea la mejor.

Para personas deprimidas o ansiosas, basta con tomar entre sus brazos al animal para sentirse feliz y aliviado. (Foto:Pexel)
Para personas deprimidas o ansiosas, basta con tomar entre sus brazos al animal para sentirse feliz y aliviado. (Foto:Pexel)

Consejos antes de adoptar un perro

  • Pensar a largo plazo: Lo primero que debemos pensar es que un perrito es un ser vivo que nos acompañará un buen tiempo, y no podemos dejarnos llevar por decisiones apresuradas. Este será un amor a largo plazo, así que si tienes planes personales que implicarán viajes por estudios o trabajo, una nueva familia o vivir de fiesta; de repente no es la mejor opción para ti ahora. La persona que decida adoptar debe calcular si es factible hacerlo considerando sus planes de vida a mediano y largo plazo.
  • ¿Tenemos el tiempo?: Al igual que cualquier relación, un perro necesita de nuestro tiempo: salir a pasear, que juegues con él y compartir tiempo de calidad. Adicionalmente, hay perros que dependiendo de su raza y tamaño necesitan hacer mayor actividad física, y no estarán a gusto en un lugar pequeño y con un dueño que no tenga tiempo para salir a caminar, jugar o correr; motivo que puede traer inclusive problemas de comportamiento que deriven, incluso, en problemas de salud.
  • El presupuesto sí importa: Hay que ser conscientes de los gastos que tendremos que adicionar a nuestras cuentas como alimentación, vacunas, asistencia médica, desparasitación, productos y accesorios, entre otros. Es importante saber que el presupuesto sí importa y debemos tener la capacidad económica para cubrir todas las necesidades para tener un perro sano, y así, no tener problemas a futuro.
  • Proporcionarles espacio adecuado en casa: Al igual que nosotros, los animales de compañía necesitan un lugar cómodo donde comer, dormir, jugar e inclusive una zona determinada donde hacer sus necesidades. Definitivamente hay que habilitar en nuestro hogar una zona donde pueda estar libre y tranquilo.