Redacción EC

Si damos un paseo por los países europeos, podemos encontrar diversos castillos y palacios relacionados con la realeza que ocupa esas tierras hasta la actualidad.

Lo que muchos desconocen es que no todos están realmente ocupados por los reyes de cada lugar. Algunos palacios son solo usados como lugar de trabajo o han sido transformados en museos luego de quedar deshabitados.

Pero los reyes no son de esas personas que les gusta vivir en departamentos en el centro de la ciudad. Ellos tienen sus residencias oficiales en palacios generalmente ubicados a las afueras de las grandes ciudades, aunque hay algunas excepciones.