es un arquitecto francés que se caracteriza por diseñar proyectos con espíritu futurista. Muchos de estos buscan darle una nueva vida a monumentos históricos, tal y como su nueva propuesta para el Arco del Triunfo de París.

La singular propuesta pretende separar en dos partes el Arco del Triunfo usando un espejo plano. Una de estas mitades sería cubierta con una serie de plataformas de vidrio que serían utilizadas como espacios de uso múltiple.

 (Foto: Patterlini Benoit)

Cada nivel tendría diferentes funciones: un museo de historia, una galería de arte, un restaurante y una cafetería. Al pararse en ellas, los visitantes tendrían la sensación de flotar al lado del Arco del Triunfo y poder verlo de cerca.

(Foto: Patterlini Benoit)

El espejo laminado usado como separador sería usado como pantalla gigante para anunciar noticias y promocionar eventos relacionados con la ciudad.

 (Foto: Patterlini Benoit)

(Foto: Patterlini Benoit)

Según recoge el diario , Benoit con este proyecto  busca “reflexionar acerca del valor de los hitos e íconos urbanos más allá de su valor histórico y turístico, intentando reconvertirlos para que contribuyan al espacio público de una manera más práctica".