Redacción EC

Una debe transmitir frescura y tranquilidad. Por ello, la disposición de sus elementos, la decoración y la elección de los materiales deben apuntar hacia ese fin. Asimismo, es importante aprovechar el entorno de la vivienda.

Se recomienda crear un diálogo con todo aquello que rodea la casa de playa y utilizar los materiales y elementos del lugar en los interiores y exteriores. Por ejemplo, se puede usar piedra tipo talamoye, canto rodado, concreto caravista en sus diferentes tonalidades, madera sin recubrimiento o solo con aceite protector, etc. Estos materiales combinan con tonos grises, tierra y blanco.

También hay productos que tienen relación con la naturaleza, el mar y la madera. Giuseppina Cánepa, de Arq Studio, indica que otra alternativa es usar productos que imiten las texturas naturales, como el porcelanato, que ahora viene en tono envejecido tipo deck de barco.

El uso de un mobiliario de autor imprime una personalidad única en el ambiente. Compleméntalo con muebles de carácter lineal para no saturar visualmente el espacio.

TAGS RELACIONADOS