Redacción EC

El metal, la madera, el vidrio y el cemento pulido son cuatro elementos con los que los arquitectos Yasemin Arpac y Sabahattin Emir, del estudio turco Ofist, convirtieron un ático de 180 m2 en un moderno con una fuerte cuota industrial.

Los cambios que se dieron en esta vivienda fueron importantes: se eliminaron algunas paredes para lograr un hogar de ambientes abiertos, y se ampliaron las dimensiones de las ventanas para permitir el máximo ingreso de luz natural y una mejor vista de la ciudad.

La pared frontal, que recorre la sala, el comedor, la biblioteca y el dormitorio, exhibe un gran estante de almacenamiento elaborado con láminas de hierro de 12 y 16 mm de espesor; y que aporta un aspecto industrial al loft.

Para contrarrestar la frialdad del metal y del piso revestido con piedras naturales, la pared y el techo se enchaparon con listones de madera iroko.

TAGS RELACIONADOS