Aunque es un lugar que está lejos del escrutinio de una visita, una habitación no tiene por qué lucir como una madriguera. Al contrario, este espacio íntimo puede ser el lugar ideal para volcar nuestros gustos y afinidades en decoración de una manera más personal. Hay ideas para todos los gustos: para los bohemios, sofisticados, minimalistas y para los que se arriesgan al cambio. Solo hay que tomar la decisión. 

 

TAGS RELACIONADOS