Redacción EC

Rosa Aguilar

Crear un para que los chicos realicen sus tareas no es difícil, ni exige rediseñar todo un espacio. Es posible acondicionarlo en una de las zonas del dormitorio de una forma sencilla. Solo necesitará espacio para un escritorio, una silla cómoda, muebles y prácticos organizadores.

Planifique el emplazamiento y distribución del escritorio. ¿De qué manera? Pensando en las actividades que desarrollará su hijo y en los elementos que usará: libros, papeles, computadora, etc.

“En definitiva, la zona más adecuada es la que cuenta con luz natural. Para evitar el resplandor del sol es preferible que el escritorio se ubique junto a una ventana y no frente a ella”, señala la arquitecta de interiores, Olenka Marquina, de Arquimas. Si la luz natural es muy potente, coloque cortinas claras para atenuarla.

Si su hijo acostumbra a estudiar de noche o sus horas de estudio se prolongan hasta muy tarde, considere una buena iluminación artificial. El diseñador de interiores Mario Ramos recomienda usar una luminaria que no proyecte sombras ni encandile. “Incorpore distintos niveles de luz y seleccione una general que no sea brillante, pues dificulta la lectura.

Puede ser una colgante, una de pie o una luz puntual movible y de buen alcance para el escritorio”, explica Ramos.

Puedes leer más notas interesantes en tu .