La versatilidad del hierro lo convierte en un elemento perfecto para distintos tipos de espacios. La interiorista Mariana Albarrán señala que su aspecto informal y lleno de imperfecciones se amolda a ambientes industriales, rústicos y más contemporáneos. En cualquier entorno, un aparador o una mesa de comedor de este material, destaca como una pieza imponente y protagónica. El contacto visual es inmediato, gracias a su estética fréa.

Si nos referimos a la variedad de presentaciones, "podemos encontrar el metal crudo, que muestra una oxidación natural en la superficie, una cualidad aprovechada por el estilo industrial", dice el arquitecto Sandro RodrÌguez, de Atrio Proyectos. En espacios más modernos, se suele emplear el hierro pulido con acabado en laca mate, sin oxidar y en placas delgadas. También destaca el cubierto con pintura epóxica o poliuretano de color gris oscuro, rojo o blanco. 

Cómo combinarlo en tus espacios
El hierro puede mezclarse con distintos materiales, muebles y accesorios de diferentes estilos sin lucir exagerado. "En un entorno rústico e industrial, combina un sofá de cuero, con una mesa de centro con base de hierro y tablero de madera, unas butacas con tela texturada (jacquard, terciopelo) y una l·mpara de pie de metal", recomienda la interiorista Erika Torres. Puedes optar por la misma combinación de materiales en la mesa para el comedor, y acompañarla con sillas de hierro con acabado envejecido, u optar por las Eames o Bertoia.

En una decoración actual, los requerimientos cambian. En estos ambientes puedes optar por mesas o estantes con estructuras de hierro pulido y superficies de cristal. En la cocina luce una isla con tablero de piedra natural y base de hierro; asÌ como bancas altas de metal y de patas delgadas.

Los espacios eclécticos permiten otras licencias. En un dormitorio, cubre el muro principal con un papel decorativo con diseño de ladrillos, opta por una cabecera de tablones de madera y cajas de seguridad de hierro a modo de mesas de noche. Todo enmarcado por una alfombra tipo kilim. Considera que antes de usar este material, debes darle una mano de base anticorrosiva. 

Los cuidados
Si notas decoloraciones en la superficie de tus muebles y piezas de hierro, es una señal de que está empezando el proceso de oxidación. Cuando las superficies están pintadas, los defectos suelen ser la aparición de burbujas o la caída del cromado.

Para curar el material, pule la superficie con una lija al agua, aplica una base anticorrosiva (normalmente se usa el zincromato) y pinta nuevamente con epÛxica. AsÌ detienes la oxidaciÛn.

FUENTES: Mariana Albarrán, interiorista. mariana@amalgama.com.pe /  / Erika Torres, interiorista. erika@villadeste.com.pe / 
 / (Turquía)/ (España). 

TAGS RELACIONADOS