Redacción EC

Hace unos días, se anunció el line up de Lollapalooza en sus versiones para Sudamérica con una sorpresa: encabeza el cartel de artistas. Y Mientras eso ocurre, la cantante también se ocupa de otros negocios: acaba de vender su de Beverly Hills, California.

Stefani y su esposo en ese momento, Gavin Rossdale, compraron la propiedad por US$ 13 millones en 2006. La puso en el mercado en el 2017, pero recién pudo concretar la venta dos años después debido a su alto costo: US$ 21 millones.

La mansión de siete dormitorios y 11 baños luce llamativos motivos en blanco y negro en la mayoría de las habitaciones. Para ello utilizaron distintos elementos: mármol, pisos con estampados geométricos y papel pintado.

Incluso la cocina es en blanco y negro, con papel pintado a rayas y una isla de mármol negro. También hay grandes paredes únicamente de color blanco, que Stefani utilizó como escaparate para su colección de arte moderno.

Las ventanas del piso al techo y los controles deslizantes de vidrio, ubicados estratégicamente para aprovechar al máximo las vistas a las montañas y al valle, también se suman a la estética cuidadosamente planificada de la casa.

También hay un área cercana de masajes y sauna, además de una cancha de tenis totalmente iluminada, una gran piscina infinita, un área de juegos de diseño y un césped de césped verde del tamaño de un campo de fútbol.

¿Quieres conocer más detalles de la antigua casa de Gwen Stefani? Solo recorre la galería de la nota.

TAGS RELACIONADOS