A veces el presupuesto no alcanza para comprar nuestro de ensueño y tenemos que conformarnos con un modelo más sencillo. Sin embargo, con algo de creatividad y destreza, podemos convertir un diseño simple en otro más trabajado que da la impresión de exclusividad.

Los detalles que podamos añadirle a un mueble sencillo son los que harán que resalte. Además, al hacerlo nosotros mismos, le daremos un toque personal único. Estas son algunas alternativas.

1. Añadir brillo. ¿Qué tal un poco de dorado o plateado junto a la madera? La mezcla de materiales hará que el mueble se vea más moderno y único. Puedes pegar elementos a los costados, cambiar las manijas, enfocarte en las patas, entre otros.

2. Coserlo. Con aguja e hilo es posible crear divertidos patrones para transformar un mueble de color entero en otro con más interés visual. Te verás representado con cada puntada.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

3. Píntalo. Hay varias técnicas que puedes intentar para que tus muebles luzcan más costosos. Por ejemplo: usar un color base y añadir dibujos en otros tonos en contraste, pintar solo secciones y mantener el resto del color original, probar con efectos como wash para darle un estilo vintage, entre otros.

4. Barnízalo. Otra alternativa distinta a la pintura es el barniz. Coloca varias capas en el mueble hasta que logres el efecto que deseas. Puedes darle un aspecto más avejentado manchándolo en algunas zonas imitando las imperfecciones de la madera.

(Foto: Shutterstock)

5. Cambia las patas. Un detalle tan simple como cambiar el estilo de las patas de tu sofá, mesa o silla puede transformar el mueble por completo. Hacerlo le dará algunos centímetros más de altura y tendrá un acabado más refinado, pero no olvides que las patas nuevas deben combinar bien con el resto del mueble para que parezcan piezas originales.

 

TAGS RELACIONADOS