Estás por botar aquel viejo mueble de madera al que ya no le ves ningún atractivo. Espera un momento. Tal vez podrías convertirlo en la gran estrella de tu sala, dormitorio o comedor pintándolo de un muy de moda blanco envejecido en 5 simples pasos. 

Necesitarás:

Lija

Imprimante blanco

Pintura acrílica blanca

Oleos marrones o betún de judea

Cera incolora o aguarrás

Una brocha o un pequeño rodillo

Trapos

Procedimiento

1. Lo primero que debes hacer es dejar preparada la superficie del mueble. Para ello debes lijarlo bien. Si es que el barniz o la pintura no salen al lijar el mueble, tendrás que usar un producto decapante para debilitar la pintura y luego retirarla con una espátula.

2. Aplica luego la imprimación blanca para que así la pintura que le pondrás después quede bien adherida. Con dos capas es suficiente. Lija levemente entre cada capa. 

3. Cuando el imprimante esté seco deberás lijar suavemente la superficie del mueble. Retira después el polvo con un paño. El mueble está listo para ser pintado de blanco. El portal Facilísimo.com recomienda usar un rodillo pequeño, pero también puedes usar una brocha, aunque en este caso podría tener un acabado menos uniforme. 

4. Lija ciertas zonas del mueble para darle el aspecto envejecido deseado. Concéntrate especialmente en los bordes y las esquinas del mismo. 

5. Llegamos al paso final. Para darle el 'look' envejecido deseado puedes usar betún de judea o, si no lo encuentras, pintura al oleo en tonos marrones. En ambos casos deberás diluir el producto en abundante aguarrás. Aplícalo siguiendo la veta de la madera y luego retira el exceso con un paño. 

 

TAGS RELACIONADOS