Las son parte importante de la decoración en el hogar y también un espacio perfecto de almacenamiento. En este te enseñamos paso a paso cómo construir estas piezas hexagonales que combinan bien con cualquier estilo.

Para comenzar vas a necesitar:

- Cola sintética

- Masking Tape

- Clavos sin cabeza

- Ganchos de metal

- Un hexágono de MDF de 30 milímetros por lado y 9 milímetros de espesor

- Seis piezas de MDF de 30x25 centímetros y 30 milímetros de espesor. Estos rectángulos deben tener un corte de 45° en los bordes más angostos y un corte de 90° en uno de los lados más largos.

Con todo esto, puedes comenzar:

(Foto: Jaime Gianella)

(Foto: Jaime Gianella)

1. Aplica el pegamento en los bordes del hexágono y en el rebajo de 90° de las piezas rectangulares. Para un acabado más prolijo, evita que el pegamento de desborde.

2. Haz que ambas piezas encajen. Luego, encola los extremos más delgados de los rectángulos y coloca otra de las piezas.

3. Repite el procedimiento hasta completar todas las caras.

4. Después, con cuidado, encinta toda la repisa. Esto servirá para prensar las piezas y hacer más resistentes las uniones. Déjala reposar de un día para el otro.

5. Retira la cinta masking tape y asegura las piezas con clavos sin cabeza.

6. Si quieres lucir tus repisas en la pared, fija los ganchos en la parte posterior. Asegúrate de comprar tornillos que no traspasen la pieza.

____________________

El acabado final

- Pule los cantos de la repisa con una lija de madera grano 220 o 240 para que quede completamente lisa.

- Quita todo el polvo con un paño seco y aplica dos manos de laca selladora en la superficie y, sobre todo, en los bordes, pues absorben más pintura. Si deseas, puedes dejar este acabado o pintarla.

- Para darle color aplica pintura acrílica sobre la base selladora. Con dos manos tendrás un acabado parejo.

Styling y realización: María Lucía Ruzo

 

TAGS RELACIONADOS