Cada vez son más famosos los muebles portátiles que, con solo mover unas piezas, pueden convertirse en un área completamente funcional. El estudio de diseño creó la colección Kenchikukagu, con tres piezas de “arquitectura funcional” que se convierten en cocina, escritorio y dormitorio.

A simple vista, los tres elementos parecen un ropero o aparador. Basta con abrir sus puertas, girarlas o levantarlas para dar paso a un objeto completamente diferente. El gran beneficio es la facilidad de movimiento, el poco espacio que ocupa y la versatilidad para funcionar en departamentos pequeños.

Las piezas de la colección Kenchikukagu prometen adaptarse al estilo de vida de cualquier persona. El prototipo original fue hecho en madera pero luego se reemplazó el material por aluminio para hacerlo aún más liviano y poder añadir colores.

 

TAGS RELACIONADOS