El cuero es un material muy versátil que cae bien en todos los ambientes, desde rústicos hasta elegantes brindando una sensación de suavidad y calidez.

"Por su nobleza y duración, puedes usarlo en casi todos los tipos de mobiliario. Principalmente en sillones, cabeceras y banquetas. También como decorativo o enchape en muebles", comenta Alberto Neumann, representante de Stressless.

El cuero puede teñirse para combinarse con otros colores, ya sean fríos o cálidos. “Si eliges las pieles con manchas o pelo de animal, lograrás ambientes más campestres o modernos, de acuerdo con el estilo del lugar", agrega la arquitecta Carolina Roque.

¿Cómo mantener el cuero?

Las alfombras o tapicería de cuero deben contar con un tejido tupido y plano para resistir el alto tránsito. "Puedes usarlos en exteriores, siempre y cuando los ubiques bajo una terraza techada y solo por una corta temporada", asegura María Teresa Solis, de Couros.

Para mantenerlo es ideal aspirarlo todos los días. En la limpieza habitual puedes usar un paño húmedo y jabón líquido para retirar manchas. Por lo general, vienen con una capa antiadherente para evitar que líquidos o alimentos queden impregnados.

____________________

Cuidados. En ambientes secos o con aire acondicionado, usa crema humectante especial para evitar que se cuartee.

Mezclas. Para una apariencia elegante, destaca los muebles de cuero negro con elementos de tonos claros.

Otros usos. Reviste con cuero accesorios como marcos de fotos, espejos, bancos, etc.

Complementos. Para acompañar un sofá de cuero, elige pantallas de lámparas con texturas naturales o agrega plantas y flores para darle el toque de color.

Con información de Valeria Moscoso

 

TAGS RELACIONADOS