Zambrano disputó la fase de grupos de la Copa Libertadores y luego no tuvo aparición en el torneo. (Foto: AP)
Zambrano disputó la fase de grupos de la Copa Libertadores y luego no tuvo aparición en el torneo. (Foto: AP)
Renzo Morales

Periodista

«Debemos tener calma, necesito un equipo con calma», expresó, con molestia, Ricardo Gareca tras la expulsión de ante Brasil. El ‘Tigre’, con la mirada seria y fija en un punto, que ya se ha vuelto una evidencia de su enojo, continuó explicando las mil razones por las que quedarse en desventaja numérica los complica al corto, mediano y largo plazo.

LEE TAMBIÉN: Sangre charrúa en el Perú: ¿Por qué es tan atractivo el fútbol uruguayo en el mercado de pases nacional?

Carlos Zambrano nuevamente está en voces de muchos. El zaguero solo juega el torneo local argentino en Boca Juniors y no tiene presencia en la Copa Libertadores -ha estado convocado para todos los partidos, pero no tiene minutos-. El pasado sábado fue parte del superclásico por la Copa Diego Armando Maradona, y si bien tuvo una actuación aceptable, un error suyo generó el empate de River Plate. “Un central de Boca no se puede resbalar en el área”, criticaron desde la TV.

La selección

Al defensor le dieron, con sustento, tres fechas de suspensión por el codazo a Richarlison. El reglamento FIFA no es permisivo en ese aspecto y señala que la sanción por «agredir (propinar codazos, puñetazos, patadas o mordiscos; escupir, golpear, etc.) a un adversario u otra persona que no sea un oficial de partido» es de mínimo tres partidos.

Sin Zambrano, Gareca intentó juntar a Abram con Araujo (ante Chile) y Santamaría (ante Argentina), pero ninguna dupla funcionó. Los analistas afirmaron que el principal problema era que los tres son el zaguero complementario, el que juega siempre junto a otro más fuerte y experimentado. Por eso, suelen tener problemas cuando les ponen un ‘9’ típico, ya que pegarse a este jugador es tarea de su compañero con características más parecidas a las del ‘Káiser’ o Alberto Rodríguez.

El resultado final fue dos derrotas en la fecha doble de noviembre. Además, son tres seguidas, si se añade la de Brasil, siendo esta la peor racha de partidos perdidos en la ‘era Gareca’. Por eso, no hay ningún reparo en decir que estamos viviendo una crisis, y que estamos obligados a darle vuelta a la situación pronto para volver a meternos a la pelea por clasificar al Mundial. Y es acá donde entra un tema que desde ya se discute: ¿Se debe convocar a Carlos Zambrano para marzo?

Los partidos que se perderá Zambrano tras sanción impuesta por la FIFA
MIRA: Historias que se escriben con goles: así como Cristiano Ronaldo, estos son nuestros goleadores blanquirrojos

En este caso, existen dos posturas: quienes, desde el lado futbolístico, aseguran que Zambrano hoy es una necesidad en la selección, pues requerimos de su experiencia y jerarquía. Y, la otra, que acota que no se le puede dar otra oportunidad a un jugador que no sabe controlar su temperamento, pues nos puede volver a dejar en desventaja numérica, y Perú no está para esos lujos.

Si bien Gareca ha repetido tantas veces que los jugadores en la selección nacional se potencian y dejan atrás la situación que tengan en sus clubes, hoy también vale cuestionar el nivel de Carlos Zambrano en Boca Juniors.

Boca Juniors vs. River Plate: gol de Federico Girotti. (Video: ESPN)

El paciente Zambrano

Es claro que los antecedentes de Carlos Zambrano lo fulminan. Con la selección peruana, ha recibido la roja en cinco oportunidades. Y, sin duda, la más recordada es en la derrota 2-1 frente a Chile, por la Copa América de 2015, donde se fue a los 20 minutos por doble amarilla, dejando a Perú con uno menos prácticamente todo el encuentro.

Solo desde su regreso el año pasado, además, ha recibido seis cartulinas amarillas en 12 encuentros. Aunque, en su defensa, se podría alegar que juega en una posición donde existe mucha fricción, en la que está expuesto. Además, habría que aceptar que la bicolor es un equipo que se habitualmente se encuentra bajo ataque, y donde sus zagueros tienen mucha acción.

Pero, para tener una idea más clara sobre su regreso y las acciones que debe tomar Ricardo Gareca y su comando técnico con Zambrano, conversamos con Piero Portanova, ex psicólogo deportivo de selecciones nacionales, quien nos explicó un poco mejor la situación del futbolista, y la labor que se suele realizar en este tipo de hechos.

Más de peruanos

«En el caso de Zambrano, hay un tipo de intervención más individual, porque evidentemente no es la primera vez. Hay una conducta ya reiterada que no termina siendo beneficiosa para el grupo. Eso requiere un trabajo individual, con el enfoque de tratar de manejar el control del impulso, el control de las emociones», nos explica Portanova, especialista en este campo.

Además, asegura que este trabajo, cuando se trata de un reincidente, toma su tiempo. «Se debería trabajar de una manera mucho más personalizada con el deportista, sobre todo para que identifique esos momentos, porque ellos saben aquellos momentos en los cuales puede reaccionar y responder. Lo que pasa en este tipo de situaciones es que se desborda, porque tu cerebro ya no piensa, tu parte racional no está pensando. Y hay que ayudar al deportista a que sienta qué cosa, qué elementos son los que gatillan este tipo de comportamientos para que él tenga el espacio suficiente antes de tener una reacción y se ponga un alto. Pero son procesos que toman un tiempo, sobre todo si se tiene una conducta muy reiterada», agrega el psicólogo.

Carlos Zambrano y su desahogo luego del partido frente a Brasil

Piero Portanova también explica que muchos futbolistas suelen jugar según una imagen que se han formado a lo largo de los años, y que muchas veces esto nace desde su formación: «El tema también tiene que ver con su posición en el campo. Por ejemplo, en el zaguero, suele haber todo un proceso de aprendizaje desde menores, no sé si deliberadamente, donde se le exige tener comportamientos un poco más rudos en la cancha».

Sin embargo, pese a este, se les educa a tener un límite, según los objetivos grupales. «Por eso, ellos configuran un sello, y no solo de la personalidad del futbolista, sino que también de su identidad en el juego. Lo que no ha entendido Zambrano, tantos años, es que existe una frontera entre la rudeza y la vehemencia, que van hasta la disposición al riesgo, porque en jugadas de ese tipo, también uno puede salir lastimado. Hay un doble riesgo, pero eso también es lo que impulsa a los deportistas en la cancha: manifestar su sello en cada jugada», explica Portanova.

MIRA: Edhu Oliva ha sido anunciado como refuerzo de Alianza Lima

Material para trabajar

Con miras a la siguiente fecha doble, ante Bolivia en La Paz y Venezuela en Caracas, entonces, existe una gran posibilidad que Carlos Zambrano vuelva. Pese a que no estará en el primer partido, que se reintegre en el segundo, sería un gran avance para la selección. Además, para el psicólogo deportivo, hay mucho material para poder trabajar con el defensor en este proceso.

Uno de estos puntos, es que, a diferencia de antiguos procesos, esta vez Carlos Zambrano debe ser el líder de la defensa, al ser el jugador con más carácter y uno de los más experimentados, por toda su trayectoria en Europa y en Eliminatorias. «Es una buena fórmula verlo como una oportunidad, ya que, en los últimos partidos, no han estado Paolo Guerrero o Jefferson Farfán, que siempre implican ese liderazgo con el carácter y el juego. Yo, sinceramente, no creo que hay que latigarlo, mejor hay que mirarlo de reojo de nuevo y tratar de trabajarlo», asegura Portanova.

Con Gareca y Sergio Santín en Kiev, en el 2019. (Foto: FPF)
Con Gareca y Sergio Santín en Kiev, en el 2019. (Foto: FPF)

Además, resalta que, en la Copa América y los amistosos posteriores, el desempeño del futbolista no fue negativo. Es más, presentó un cambio notable. «Si bien es cierto Zambrano ha reincidido, pero, luego de lo que pasó en Chile (expulsión a los 20′), él queda de lado un poco y luego Gareca lo llama de nuevo. Y por ahí hubo un crecimiento. Tuvo un comportamiento bastante bueno en la Copa, pero a veces los jugadores sufren esas recaídas, que se deben ir trabajando. Hemos tenido un psicólogo, luego hubo una transición, y a veces los procesos se descontinúan», añade.

Eso sí, para Piero Portanova, este es un trabajo de un psicólogo deportivo, pues se necesita llevar al jugador por un proceso más delicado. «Lo que sí te digo es que este no es un trabajo de coach, este es un trabajo para un psicólogo. En España, por ejemplo, eso está muy regulado, ya que se considera que el coach tiene un poco de intrusismo en el campo de la psicología. Y este tipo de problemáticas no las arregla un coach, este es un trabajo bien profundo».

Con el mal inicio en las Eliminatorias, queda claro que Perú no puede darse el lujo de no convocar a futbolistas. Y, en el caso de la defensa, que es la zona donde más problemas hubo en este arranque (con 10 goles en contra en cuatro partidos), se necesita tener a lo mejor. Sin embargo, esto también es un mensaje para los jugadores: ellos también deben presentar su mejor versión. ¿Entenderá esto Carlos Zambrano?

MÁS EN DT


TAMBIÉN PUEDES VER

River Plate vs. Palmeiras: reacción de Marcelo Gallardo tras el 2-0 de Luiz Adriano. (Video: ESPN)


No te pierdas

No te pierdas