Klopp lleva cinco título al mando del Liverpool: liga, Copa de la Liga, Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. (Foto: Agencias)
Klopp lleva cinco título al mando del Liverpool: liga, Copa de la Liga, Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. (Foto: Agencias)
Marco Quilca León

Lo primero que hizo al pisar por primera vez la sala de reuniones de Melwood -el centro de entrenamientos del ; es decir, su casa desde hace casi siete años- fue coger un plumón y escribir en un pizarrón blanco: “TERRIBLE”. En mayúsculas y lo más grande que pudo. Era octubre de 2015, estaba a punto de presentarse ante sus nuevos jugadores y hacía ocho meses aproximadamente que había salido del Signal Iduna Park, su anterior hogar, caminando en soledad bajo la lluvia, solo con una mochila, tras una eliminación de su Borussia Dortmund ante la Juventus en los octavos de la Champions. Motivado quizá por esa caída que sufrió con el Dortmund, el mensaje que dio ante la incredulidad de todos era que a partir de ese momento era cómo iban a sentirse los rivales cuando los enfrenten. Hoy, la profecía se cumplió: su Liverpool destruyó a un Villarreal que luchó todo lo que pudo () y se metió en una nueva final continental.

MIRA: Los secretos detrás del éxito de Melgar, el club que tiene el doble de victorias a nivel internacional que los tres ‘grandes’

Autoapodado como un “tipo normal” (The Normal One), en contraposición a Mourinho que se llamó a sí mismo como especial, el alemán se encargó de diseñar y construir a quizá la máquina más perfecta de fútbol que se haya visto. Un equipo que lo representa en el campo con un fútbol emocional, pasional y frenético, algo distinto a ese Dortmund que, más allá de llegar a una final de Champions, le costó mantener el ritmo y se despidió de la Liga de Campeones con un 5-1 a sus espaldas. . En el complemento, los ‘Reds’ volvieron a ser la trituradora de rivales y remontaron el partido gracias a los tantos de Fabinho, el colombiano Luis Díaz y Sadio Mané.

Saben que amo a nuestro club y es el mejor lugar en el que puedo estar, le dijo Klopp a todos los hinchas del Liverpool en el mundo en un mensaje en el que también anunció que se quedará hasta 2026. La persona que parece vivir cada día como si fuera el último sin importar el mañana, renovó por dos años más un contrato que aún no vence. El amor es recíproco. De hecho, cuando Jürgen aterrizó en la ciudad inglesa fue recibido como un mesías. El público que inmortaliza el himno “You’ll Never Walk Alone” lo abrazó como si se tratara de un salvador. No llegaba una idea de juego, ni un resucitador de talento. Llegaba un líder, un reclutador de emociones.

“Liverpool fue la segunda ciudad inglesa más bombardeada por los nazis, después de Londres. Unas 4.000 personas murieron en el blitz de 1940 y 1941. Sólo tres jugadores alemanes se pusieron la camiseta del club en toda su historia: Markus Babbel, Didi Hammann y ahora Emre Can. Encontrarse con banderas alemanas que riegan las tribunas de Anfield, antes siquiera de que Klopp dirigiera un partido, no dejó de ser sorprendente”, escribió el periodista argentino Martín Manzur en “El Gráfico” sobre cómo vivía Anfield la llegada de Klopp, considera el quinto Beatle.

En estos siete años, el alemán refundó a un histórico Liverpool que parecía estar inmerso en una pesadilla. El club pasó de conformarse con clasificarse a puestos de Champions a convertirse en una referencia del fútbol mundial. Cayó, claro que sí. Pero supo levantarde desde los escombros, como lo hizo en el estadio La Cerámica para voltear un 2-0 ante el Villarreal. En las tres primeras temporadas del entreador, los ‘Reds’ perdieron las tres finales que jugaron (Copa de la Liga de Inglaterra y Europa League en la 2015-16 y Champions en la 2017-18). Luego ganó tres seguidas (Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes). En la 2019-20 y 2020-21 perdió las dos veces que jugó por la Community Shield.

Esta campaña arrancó ganando la Copa de la Liga de Inglaterra. De hecho, si el Liverpool gana la ‘Orejona’, la FA Cup (disputará la final contra el Chelsea) y la Premier League (es escolta del Manchester City a falta de cinco partidos), serán el primer equipo inglés en conseguirlo. París, la ciudad del tranquilo amor, esperará el 28 de mayo al rockero Klopp y su “heavy metal” que impone su Liverpool. El rival saldrá del Santiago Bernabeu: Real Madrid va por la remontada ante el Manchester City. Quedó 4-3 en la ida.

LEE: Gianluca Lapadula: ¿Por qué el ‘Bambino’ no juega en Benevento desde hace un mes y medio?

El hombre detrás de los fichajes y una particularidad

“Debo destacar su papel en este viaje. Su aportación y colaboración ha sido tan importante como la de cualquier otra persona a la hora de situarnos en una posición que nos permita competir por títulos”, señaló Jürgen Klopp en 2019 cuando decidió renovar su anterior contrato hasta 2024. El técnico alemán habló de Michael Edwards, quien desde 2011 era el jefe de análisis del club y desde la llegada del entrenador pasó a ser el director deportivo. Es decir, la mente detrás de los grandes fichajes que hace el Liverpool.

Edwards tuvo un papel fundamental en la contratación de jugadores como Virgil Van Dijk, procedente del Southampton, por 84.65 millones de euros, un precio que en ese momento generó polémica pero que hoy pareciera que fue una ganga.

Arraigado al concepto de Moneyball -estrategia para potenciar el rendimiento y la motivación de un equipo aprovechando al máximo los recursos y el potencial de quienes lo forman- que los dueños del club ya habían hecho con los Boston Red Sox, y evidentemente, junto al trabajo de Jürgen Klopp, está dando por fin sus frutos. Una técnica empleada e inspirada en la búsqueda de jugadores a través de análisis y estadísticas avanzadas para identificar a jugadores que podrían considerarse infravalorados.

Pero también hay cierta particularidad de la que se habla: Klopp ficha a jugadores que muestran un gran nivel en contra del Liverpool. El japonés Takumi Minamino, por ejemplo, llegó a los ‘Reds’ en 2019 luego de que asombrara en los enfrentamientos por Champions cuando jugaba para el Red Bull Salzburg.

O Luis Díaz. El colombiano enfrentó con el Porto al Liverpool en la fase de grupos de la Liga de Campeones pasada. Pese a que en ambos partidos su equipo perdió, el habilidoso extremo deslumbró con su desequilibrio, el mismo que mostró para cambiarle la cara al cuadro inglés en el segundo tiempo ante el Villarreal.

TemporadaFichajes | Costo (euros)Ventas | Costo (euros)
2015-16Roberto Firmino | 41 millones
Christian Benteke | 46.5 millones
Raheem Sterling | 63 millones
2016-17Sadio Mané | 41.2 millones
Wijnaldum | 27.5 millones
Loris Karius | 6 millones
Christian Benteke | 31.2 millones
Jordon Ibe | 18 millones
Joe Allen | 15.5 millones
2017-18Virgil van Dijk | 84.65 millones
Mohamed Salah | 42 millones
Andrew Robertson | 9 millones
Philippe Coutinho | 135 millones
Mamadou Sakho | 28.2 millones
2018-19Alisson | 62.5 millones
Naby Keita | 60 millones
Fabinho | 45 millones
Dominik Solanke | 21.2 millones
2019-20Takumi Minamino | 8.5 millonesDanny Ings | 25.1 millones
2020-21Diogo Jota | 44.7 millones
Thiago | 22 millones
Dejan Lovren | 12 millones
2021-22Luis Diaz | 45 millones
Ibrahima Konaté | 40 millones
Harry Wilson | 14 millones
Xherdan Shaquiri | 6 millones
Fuente: Transfermarkt

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más