Claudio Pizarro cerró la puerta de una posible vuelta al fútbol peruano. Tras 20 temporadas en Europa, le puso fin a su carrera. (Foto: AFP)
Claudio Pizarro cerró la puerta de una posible vuelta al fútbol peruano. Tras 20 temporadas en Europa, le puso fin a su carrera. (Foto: AFP)
Julio Vizcarra Torres

Jefe de Mesa Digital de la Zona Deportiva

julio.vizcarra@comercio.com.pe

Hay dos situaciones que le discutiría a : el día en el que decidió retirarse y sus números en la selección. Aun así, creo que en ambos casos dependía de circunstancias que escapaban de él. Quién iba a imaginar que el supuesto ‘resfrío’ aparecido en China rompería los moldes de la rutina en la que se movía el mundo. Mientras que pensar en que un solo jugador nos devolvería a un Mundial fue una quimera cristalizada por un país desesperado en romper una larga cadena de decepciones.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Siete episodios en la historia de la selección peruana que hubieran cambiado con ayuda del VAR

Siendo la leyenda que es en Alemania e hijo ilustre de Bremen, Pizarro no merecía decir adiós en voz baja, sin el eco de los hinchas para magnificar tal suceso. Mucho menos mirando el repechaje por salvar la categoría desde la suplencia, sabiendo que no contaría con minutos. La campaña del equipo verde marcó este final y el coronavirus hizo lo demás.

Durante el partido lleno de goles entre Milan y Juventus del martes, tanta mención a Zlatan Ibrahimovic me hizo preguntarme por los goles del crack sueco en Copas del Mundo. La verdad no se me venía ninguno a la mente.

Revisando, ‘Ibra’ disputó los mundiales de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006. En cinco juegos no pudo marcar. Y eso que en el torneo teutón enfrentó a Trinidad y Tobago. Es complicado encontrar alguna explicación; sin embargo, lo que queda claro es que los rendimientos en club y selección no necesariamente tienen que ser los mismos. Obviamente, solo se le puede exigir tanto a los futbolistas distintos, que destacan por encima de los demás.

MIRA: El Perú vs. Brasil al lado de Oscar Ruggeri: ¿cómo fue ver la final de la Copa América junto al argentino?

Aclarando esos dos puntos, el retiro de Pizarro no es solo la despedida de nuestro mejor embajador en Europa, sino que nos deja huérfanos en el Olimpo del fútbol. Que el nombre del Perú volviera a estar en primera plana se debió a la presencia en Rusia, que maquilló todas las limitaciones de la liga nacional.

En tiempos en los que se puede seguir en vivo por celular un partido del campeonato de Singapur, que no paró ni con la pandemia del COVID-19, es posible darnos cuenta de la ausencia de peruanos en las principales ligas europeas.

Se acabaron los tiempos en los que esperábamos con ansias un partido del Bayern Múnich en Champions para ver a Claudio. Entre tanto crack, la bandera peruana estaba presente. Como cada vez que el goleador visitó el Santiago Bernabéu para enfrentar al Real Madrid galáctico de turno. Aquellos momentos pasaron y no regresarán hasta nueva fecha.

MIRA: El fin de los teléfonos fijos en los mundiales: La curiosa historia detrás del Mineirazo

Claudio Pizarro llegó en 1999 a la élite del Viejo Continente y no se movió hasta el último lunes. Su espléndida carrera le bastó para mantenerse en la Bundesliga sin la necesidad de jugar un Mundial.

Tampoco necesitó hacer maletas con retorno a Sudamérica para relanzar su carrera. Se va el ’14′ y también una luz, ya tenue, que nos seguía alumbrando en el epicentro del deporte rey. Un embajador notable, capaz de poner a sus pies a todo un continente. Ojalá algún día vuelvan esos tiempos.

MÁS EN DT...