El equipo completo de motociclistas y guías en la cima del Misti. (Foto: Facebook Sebastián Cavallero)
El equipo completo de motociclistas y guías en la cima del Misti. (Foto: Facebook Sebastián Cavallero)
Christian Cruz Valdivia

La sangre aventurera lo llama a retar a lo más exigente que se le ponga al frente. Por eso Sebastián Cavallero será uno de los siete peruanos que estará en el Dakar 2020 en Arabia Saudí, por eso el piloto arequipeño logró un viejo sueño: coronar el Volcán Misti en su moto.

Dakar 2020
Cavallero correrá su cuarto Dakar. (Foto: Facebook)
Cavallero correrá su cuarto Dakar. (Foto: Facebook)

“Me emocioné más que al terminar el Dakar”, nos dice Sebastián, quien el pasado jueves realizó una increíble expedición: hacer cumbre del Misti en una moto de enduro. Con más de doce horas de ascenso, llegó a la cima con mucho cansancio pero con todos los sentimientos de un arequipeño haciendo patria en su tierra.

Sebastián junto al también motociclista James Spitzer y con la ayuda de los guías César Mendoza Arenas, Luis Alberto Mogrovejo Luque, Russ Rioja Mendez y Brendesi Cayllahua Onofre, lograron esta travesía a la que lamentablemente no pudo acudir Bruno Chichizola por una lesión que lo aqueja.

“Salimos de la ciudad a las 3 de la mañana hacia la parte este del Misti, la espalda que da a la sierra”, nos cuenta. Tipo 7 de la mañana ya estaban en el campamento base y empezaron el ascenso. “Ha sido muy exigente, mucho más difícil que cualquier etapa del Dakar. Empujar una moto a 5800 metros es lo más exigente que he hecho en mi vida”, asegura.

Este proyecto lo tiene desde el año pasado pero una lesión se lo impidió. “Para este año no hubo vuelta atrás”, asegura. “Del campamento base a la cima lo hicimos en diez horas. Había partes en la que avanzábamos sobre la moto, luego teníamos que bajar y empujar, ayudados por los guías que jalaban con una soga de 20 metros”, cuenta Sebastián.

(Fotos: Facebook Sebastián Cavallero)
(Fotos: Facebook Sebastián Cavallero)


Rides4hopes, la ayuda social

La pendiente y la arena volcánica complicaban el trabajo de las motos, que pese a todo respondieron bien a las exigencias de los pilotos. Esta aventura es parte del proyecto que Sebastián tiene con James Spitzer y Bruno Chichizola para ayudar a la gente de su comunidad. Rides4hope es una organización mediante la cual un grupo de amigos lleva ayuda a los poblados y comunidades alejadas. “Es una forma de agradecerle a la gente porque nos dejan pasar por sus tierras”, nos cuenta el piloto.

Sebastián cuenta con el apoyo de algunas empresas, las que lo auspician para el Dakar, por ejemplo, pero espera que se sumen más nombres a este proyecto para que puedan llevar ayuda social a los distintos pueblos que han conocido en sus recorridos motorizados.

A pensar en el Dakar

Hace cumbre al Misti ha sido un reto personal pero que también suma a la preparación para lo que será el Dakar 2020 en Arabia Saudí. El peruano correrá su cuarto Dakar y lo hará en los novedosos desiertos de Medio Oriente. “Es una decisión que todos los corredores tomamos porque nos encanta. Esto es un vicio porque tras el primero dicen que nunca más y luego siguen yendo”, dice convencido.

“Ahora llego mejor preparado que el año pasado”, nos dice, y recuerda que en el 2018 sufrió un accidente que no le permitió entrenar bien previo a la carrera. Recién días antes del Dakar pudo subirse a una moto.

Sin embargo, ahora ya tiene todo listo para su aventura en Arabia Saudí. Su moto ya se encuentra en camino en la embarcación de ASO y él viajará tras la Navidad. Con la logística del equipo X Raids, Sebastián buscará mejorar el puesto 41 que logró en la edición de este año.