Cremas y blanquiazules hicieron su estreno en la Liga 1 con diferentes desenlaces. Los merengues vencieron 2-1 a Melgar en Arequipa, mientras los victorianos cayeron 3-2 ante Alianza Universidad en Matute. (Foto: GEC)
Cremas y blanquiazules hicieron su estreno en la Liga 1 con diferentes desenlaces. Los merengues vencieron 2-1 a Melgar en Arequipa, mientras los victorianos cayeron 3-2 ante Alianza Universidad en Matute. (Foto: GEC)
Kenyi Peña Andrade

El estreno de Universitario y Alianza en la Liga1 2020 ha dejado cosas más que interesantes para analizar. Aunque es cierto que ambos recién jugaron su primer partido, ya dieron algunas señales de las virtudes y defectos que podrían caracterizarlos futbolísticamente en lo que viene. Sin embargo, por la forma en que venció (2-1) Universitario a Melgar en Arequipa, y la que Alianza cayó (3-2) ante Alianza Universidad en Matute, el principal factor que los diferencia parece ser el orden que mostraron en el campo de juego en sus respectivos encuentros.

- La ley del orden-

Los cremas no vencían a Melgar en Arequipa desde el 2014. (Foto: GEC)
Los cremas no vencían a Melgar en Arequipa desde el 2014. (Foto: GEC)

En su complicada visita al Monumental de la UNSA, los cremas sufrieron el encuentro durante 70 minutos. Y, sobre todo en el segundo tiempo, cuando la altura empezó a hacer lo suyo en el físico de los jugadores cremas. Pero, pese a tener que convivir con pasajes complicados en donde el equipo de Carlos Bustos embestía por arriba y por abajo, los dirigidos por Gregorio Pérez no se desordenaron.

Su equipo siempre se mostró corto para defender, con las líneas juntas y nunca quedaron aislados los atacantes y extremos. Armando Alfageme y Rafael Guarderas se protegían entre sí en la primera etapa, y luego Gerson Barreto y Jesús Barco hicieron lo propio en la segunda parte. A los costados, ni Alberto Quintero ni Luis Urruti quedaron aislados, aunque vale aclarar que fue el uruguayo a quien más le costó hacer el ida y vuelta. Pero los once cremas siempre esperaron detrás de la línea del balón y esto siempre complica al rival.

Lo sucedido con Alianza fue todo lo contrario. En este caso, siendo Josepmir Ballón el gran sacrificado. Así como sucedió con Wilder Cartagena en la temporada pasada, esta vez el ex Unión de Concepción a quien le queda inmenso el medio campo aliancista. ¿La razón? entre ellas está la labor que viene cumpliendo Carlos Ascues en el equipo. En teoría, el ex Orlando City debe ser su socio en el arduo trabajo de destruir el fútbol del rival, pero todavía no se ve nada de esto.

Pese a que anotó, Arroé no trascendió en el ataque aliancista ante Alianza Universidad. (Foto: GEC)
Pese a que anotó, Arroé no trascendió en el ataque aliancista ante Alianza Universidad. (Foto: GEC)


Ante los huanuqueños, Ascues terminó apareciendo como '9′, ’10′ pero nunca en ejecutando las labores que exigen su posición. Su desorden en el césped muchas veces tiene el mérito de que pueda anotar un gol, como lo hizo último viernes en Matute, pero este también le crea varios problemas al equipo para defender. A esto se le suma que Alexi Gómez y Oslimg Mora terminan posicionándose tan abiertos en el campo al momento de defender -debido a la línea de cinco que plantea Bengoechea-, que obliga al mismo Ballón a tener que recorrer más campo hacia los costados. Pero esto no fue el único aspecto que quedó para el análisis en el debut de los compadres. A continuación repasamos el resto.

Alianza Lima vs. Alianza Universidad: Golazo de Carlos Ascues para el 1-2 tras pase de Alexi Gómez

La importancia de la eficacia

La ‘U’ necesitó la mitad de remates que hizo Alianza para ganar. Si hay algo que tuvieron los cremas ante Melgar fue eficacia. Según las estadísticas recopiladas de OPTA, los cremas dispararon dos veces al arco del golero Carlos Cáceda y marcaron igual cantidad tantos. Tuvieron la puntería afinada para sacar provecho de las pocas opciones claras que se les presentó en el encuentro. Lo del cuadro blanquiazul fue la otra cara de la moneda: tuvieron cinco remates al arco pero solo marcaron dos veces.

Saber soportar los malos momentos del partido

Fue al golero crema José Carvallo a quien más le dispararon al arco. El arquero tuvo que contener siete remates con dirección a su pórtico, pero estuvo más que segundo cuando le tocó intervenir. Los de Ate todavía no es de fiar en el aspecto defensivo, sobre todo cuando tienen que defender en bloque. Otra es la situación cuando Quina y Alonso tienen que lucir en jugadas puntuales y sobre todo en el juego aéreo. En este aspecto los centrales muestran mucho más seguros.

Alianza tuvo que soportar cinco remates hacia el arco de Leao Butrón. Dos menos que los cremas, pero tuvieron el infortunio de encajar tres tantos -uno de penal-. Pero claro, acá hay que darle mérito también al rival, más que todo en los últimos dos goles: un penal bien pateado por parte de Lionard Pajoy, y una brillante definición del mismo colombiano para cerrar el sorpresivo triunfo en el estadio Alejandro Villanueva.

Fórmula repetida:

Merengues como íntimos marcaron dos tantos en sus respectivos encuentros. Lo curioso es que ambos utilizaron el mismo recurso para llegar a romper las redes del rival. En tres de estas conquistas, el camino previo fue a través de un pelotazo al área rival, aunque con pequeños distintivos que enseguida revisamos.

En el primer gol de la ‘U’ fue más bien un pase largo y preciso de Quina para Donald Millán, mientras en el segundo si fue servicio frontal para que ganen Dos Santos o Succar. Al final fue el exHuachipato quien sacó petróleo de dicha oportunidad. Los dirigidos por Bengoechea, por su parte, recurrieron a un centro que acabó en tanto de Carlos Ascues. Con esto queda más que claro que, tanto a estudiantiles como victorianos, no les desagrada saltarse el proceso de gestación para llegar más rápido al arco rival.