Alexis Sánchez llegó a Italia para convertirse en el nuevo refuerzo del Inter de la Serie A. El atacante chileno tuvo dos temporadas para el olvido en el Manchester United
Alexis Sánchez llegó a Italia para convertirse en el nuevo refuerzo del Inter de la Serie A. El atacante chileno tuvo dos temporadas para el olvido en el Manchester United
Kenyi Peña Andrade

Hace 20 meses que Alexis Sánchez dejó de ser feliz dentro de una cancha de fútbol. El 28 de diciembre del 2017 el chileno marcó un doblete con el Arsenal en el Selhurst Park frente al Crystal Palace por la Premier League. Esa fue la última vez que se sintió aquel niño tocopillano que no aspiraba a nada más que ser feliz pateando un balón, la última vez que fue el ‘Niño Maravilla’.


Luego vinieron fajos de dinero en cantidad (casi 18 millones de euros por temporada en el Manchester United), ser portada en los diarios ingleses más importantes que lo catalogaron como el fichaje bomba del Viejo Continente, pero de alegrías en el césped poco y nada. Dejó de ser esa máquina de hacer goles, para convertirse en una que solo fabricaba billetes para incrementar su fortuna.

Ole Gunnar Solskjær dejó partir a Alexis Sánchez. (Foto: AFP)
Ole Gunnar Solskjær dejó partir a Alexis Sánchez. (Foto: AFP)

En los meses posteriores, ni siquiera la música del tenor italiano Luciano Pavarotti (su cantante favorito) puedo traer paz a la tormenta que vivía. Los halagos se transformaron en críticas, y su presencia en el banco de suplentes del United cada vez sorprendía menos. Si en algún momento el chileno confesó que tenía dotes para ser actor de Hollywood, ese era el mejor momento para demostrarlo, para impostar una sonrisa cuando por dentro se moría en carne viva. Y cómo no, si sus números pasaron a ser asombrosos a desastrosos en tan solo doce meses.

-Números negativos-
En su primera temporada en los 'Red Devils', con José Mourinho al mando, el atacante de la Roja apenas marcó dos goles en doce partidos jugados. Solo una premonición de las estadísticas finales con las que se finalmente se va de Old Trafford: 5 conquistas, nueves asistencias en 45 partidos y con la billetera vacía de títulos. Una cifra pobre al compararla con sus pasos exitosos por el Barcelona (47 goles, 32 asistencias en 141 duelos) y el Arsenal (80 tantos y 42 pases gol en 166 encuentros).

Alexis jugó poco y nada en el Manchester United. (Foto: AFP)
Alexis jugó poco y nada en el Manchester United. (Foto: AFP)

Curiosamente, este presente estéril de copas y de alegrías combinó a la perfección con el momento de Alexis en la selección chilena. Si el ex Colo Colo buscó recuperar su mejor nivel con su combinado nacional, el contexto no colaboró tampoco. Los malos resultados de Chile, que incluyó la no clasificación al Mundial de Rusia 2018, y no poder repetir el tricampeonato de la Copa América, yéndose eliminado y goleado por Perú en semifinales, se sumaron al difícil momento los técnicos que estuvieron: Juan Antonio Pizzi fue un desastre y Reinaldo Rueda necesita tiempo para consolidar su idea y que su equipo muestre la mejor versión. La actualidad de Alexis era desesperanzadora en todos los ámbitos.

Aunque dicen que su edad (30 años) no es propicia para volver a nacer en el mundo del fútbol, ejemplos hay varios para descartar esta teoría. Con 30 primaveras encima, Juan Román Riquelme anotó 30 goles, dio 27 asistencias y levantó la Recopa Sudamericana siendo figura de su amado Boca Juniors.

Mientras que, con la misma edad, en la Premier League, el colombiano Juan Pablo Ángel ratificó que le quedaba pólvora de sobra en sus botines: celebró once goles con un equipo de media tabla como el Aston Villa. El mismo Nolberto Solano alargó su leyenda en el Newcastle con seis tantos y grandes actuaciones.

Tras su presentación en el Inter de Italia, el reto para Alexis será doblemente duro pero también atractivo. En el momento más discreto de su carrera como futbolista, tendrá que demostrar que aún posee velocidad para desnivelar en una liga ruda y de alto nivel defensivo como la Serie A. Y si se le pone más condimento al asunto, tiene el enorme desafío de sobresalir como figura excluyente en un Calcio donde Cristiano Ronaldo es el amo y señor de los flashes y portadas. En medio  los imponentes edificios de cristal y metal de la ciudad de Milán, Alexis quiere volver a lo más alto de la élite del balompié mundial. Ya resignó mucho dinero -ahora ganará 12 millones de euros, 5 millones de ellos pagados por el Inter y el resto abonado por el United- para recuperar la felicidad.