La selección argentina de Scaloni compartirá el grupo C con México, Polonia y Arabia Saudita. (Foto: AFP)
La selección argentina de Scaloni compartirá el grupo C con México, Polonia y Arabia Saudita. (Foto: AFP)
/ ALEJANDRO PAGNI
Redacción EC

No ocultó su molestia. Lionel Scaloni expresó este jueves su preocupación por la indefinición del partido pendiente con Brasil por la eliminatoria sudamericana al Mundial Qatar 2022. El seleccionador de fútbol de Argentina consideró que ese cotejo “nos trastoca todos los planes de preparación para el Mundial”.

“Todavía no sabemos dónde será. Nos está trastocando los esquemas con este tema. Estamos a un mes y medio de esa fecha [el 22 de septiembre] y no sabemos con quién vamos a jugar ni dónde vamos a jugar. Es difícil de entender que la FIFA no tome una decisión”, dijo Scaloni en el aeropuerto de Ezeiza, minutos antes de regresar a Mallorca, adonde reside.

“Es una incertidumbre total. Estamos sin saber si vamos a jugar. No es lo ideal esta situación y no es culpa nuestra, es de quien debe tomar la decisión. Nosotros tenemos que esperar y ver qué pasa con ese partido. Me parece insólita la situación del partido con Brasil”, amplió el DT de la selección albiceleste.

El clásico entre Brasil y Argentina, correspondiente a la sexta fecha de las eliminatorias ya finalizadas, se postergó primero por la pandemia, y luego empezó a jugarse el domingo 5 de septiembre de 2021 en el Arena Corinthians, pero se suspendió a los 5 minutos por la invasión de campo de autoridades sanitarias, que querían detener a cuatro jugadores argentinos.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) denunció entonces que Emiliano Martínez, Emiliano Buendía, Cristian Romero y Giovani Lo Celso, residentes en Inglaterra, habían falseado su declaración de ingreso a Brasil para eludir las medidas vigentes en ese momento por la pandemia de Covid-19.

Por esta acción la FIFA multó a la Federación argentina (AFA) y suspendió por dos fechas a los jugadores mencionados, además de ordenar jugar de nuevo el partido el 22 de septiembre próximo en su sede original, pero la AFA y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) solicitaron anular el encuentro, una acción que fue desestimada.

La AFA decidió apelar ante la Corte Arbitral del Deporte (TAS) para cancelar definitivamente el cotejo, pero el fallo de la entidad con sede en Suiza todavía no llegó y siguen las dudas sobre si el partido se jugará o no.