Marc André Ter Stegen y Claudio Bravo coincidieron como porteros en el Barcelona. (Foto: Agencias)
Marc André Ter Stegen y Claudio Bravo coincidieron como porteros en el Barcelona. (Foto: Agencias)
Redacción DT

Barcelona no la pasó nada bien este viernes, cayó contra el Valencia en Mestalla por LaLiga Santander, y podría dejar de ser líder del torneo en consecuencia de su último resultado. No obstante, tal parece ser que el alemán Marc André Ter Stegen sí tiene un motivo para festejar hoy pese al amargo resultado.

Considerado por los expertos como una de las pocas figuras destacables del flojo partido del Barza, Ter Stegen hizo lo que mejor saber hacer sobre la cancha, y paró cuantos disparos le hacían. Una de estas, incluso, fue de penal. El alemán adivinó la intención de Maxi Gómez, delantero del Valencia, y detuvo su disparo sin saber el nuevo récord del que se había adueñado.

Gracias a esa atajada, Ter Stegen batió la marca que ostentaba el chileno Claudio Bravo, exportero del Barcelona, de ser el último arquero del cuadro ‘culé’ que había parado un disparo desde el punto penal con la camiseta ‘azulgrana’ en LaLiga. El ahora jugador del Manchester City, lo hizo un 18 de abril de 2015, curiosamente ante el Valencia.

Desde aquella vez, al Barcelona le han anotado alrededor de ocho goles desde los doce pasos en el campeonato local. Pero, ojo, hay que destacar también que Ter Stegen ha detenido algunos lanzamientos de penal en la Champions League. No cabe duda que el alemán es un hueso duro de roer para cualquier pateador de falta, sin importar la experiencia que este tenga.

EN LA CUERDA FLOJA

El Barcelona, después de los apuros esta semana para derrotar en la Copa del Rey al Ibiza, de la tercera categoría del fútbol español, perdió este sábado en campo del Valencia por 2-0, en la vigésimo primera jornada de LaLiga Santander, y pone en peligro su liderato.

Si el Real Madrid, igualado a puntos ahora con el cuadro catalán, gana o empata el domingo en Valladolid (15º), será nuevo líder. El Barcelona había destituido a Ernesto Valverde cuando el equipo azulgrana era líder, colocando en su lugar a Quique Setién, que cosecha su primera derrota en su tercer partido.