Redacción DT

Un gol del atacante francés Antoine Griezmann matizó este martes una gris prestación del Barcelona y le dio un valioso empate 1-1 en la visita al Napoli en el estadio San Paolo, en la ida de los octavos de final de la Champions League 2020.

Tras pagar su lenta y estéril posesión e irse al descanso con un 0-1 adverso decidido por un golazo del belga Dries Mertens, el Barcelona igualó al comienzo de la reanudación gracias a Griezmann, en una acción originada en un gran pase vertical de Sergio Busquets.

Falto de ritmo y brillantez, el Barcelona pagó su nerviosismo y acabó con diez hombres por la doble amonestación entre el 87 y el 89 al chileno Arturo Vidal. El equipo de Quique Setién tampoco contará en la vuelta del Camp Nou con Sergio Busquets, que fue amonestado y estaba apercibido de sanción, y perdió a Gerard Piqué por lesión en los minutos finales.