Ronald Koeman empieza a sangrar de la nariz en conferencia de prensa. (Fuente: Diario AS)
Ronald Koeman empieza a sangrar de la nariz en conferencia de prensa. (Fuente: Diario AS)
Redacción Depor

Ronald Koeman ha dejado una escena preocupante en la rueda de prensa previa al duelo entre Barcelona vs Sevilla por LaLiga Santander. El técnico azulgrana, como ya le pasara hace unas semanas, comenzó a sangrar por la nariz plena conversación con los medios. La hemorragia generó que tenga que dejar el lugar.

El neerlandés intentó limpiar la sangre de su nariz y continuar con las preguntas, pero en un momento esto fue ya imposible, y solo le quedó levantarse de la silla y dejar la salda. Antes, eso sí, dejó un ‘palo’ a Griezmann.

Koeman señaló que no siempre se puede “exigir” a los “mayores y a los mejores” que tiren del carro y, como ejemplo de ello, ha recalcado que Leo Messi lleva más o menos los mismos goles marcados en LaLiga Santander que el resto de compañeros.

Leo lleva 18 goles, los demás llevan juntos más o menos la misma cifra. Tampoco hay que exigir siempre a los mayores y a los mejores, necesita ayuda de los demás. La responsabilidad debe de ser de todo el equipo, no solo de los mayores. En general, es el equipo entero quien tiene que darlo todo”, manifestó en rueda de prensa.

Y lo inmediato es ese doble duelo ante el Sevilla, aunque “no” está de acuerdo en que la temporada dependa de esta semana. “Parece que somos solo nosotros que jugamos partidos muy importantes. La presión existe para todos los equipos. Al ser jugador y entrenador del Barça, la presión existe en todos los partidos”, recordó.

Centrado en el presente, quiere ganar al Sevilla en LaLiga y en la Copa, sin dar nada por perdido. “Son dos partidos diferentes, mañana es campeonato de Liga y miércoles, Copa. Intentaremos ganar los dos, sabemos que el resultado de la Copa es un 2-0 en contra, mañana es seguir con nuestra racha, sumar puntos y presionar a los de arriba”, comentó de cara al duelo liguero de este sábado en el Sánchez Pizjuán.

No te pierdas