Redacción EC

Al menos diez heridos, uno de ellos con graves heridas de cuchillo y cinco policías, dejó una gresca entre facciones radicales del  de  antes del partido que perdió por 1-2 en su estadio, el Centenario, ante el All Boys, informaron las autoridades y medios locales.

Las versiones coinciden en que cinco policías que intervinieron para dispersar las peleas, resultaron con diversas contusiones, así como cinco fanáticos del Quilmes, uno de los cuales se encuentra en estado crítico a raíz de las cuchilladas recibidas en una de las tribunas del coliseo.

La víctima que se encuentra con pronóstico reservado tras ser sometido de urgencia a una intervención quirúrgica, fue identificado como Mario Becerra, hijo de Osvaldo 'Dedo' Becerra, exlíder de una barra brava de Quilmes.

La disputa, según las autoridades, comenzó en la tribuna local entre las facciones 'Los Álamos' y 'Los del Monte', y luego se trasladó a las inmediaciones del estadio.

Los heridos fueron trasladados al hospital Isidoro Iriarte, mientras que al menos tres personas fueron detenidas.

A pesar de las escenas violentas retransmitidas por la televisión, el árbitro del partido Andrés Merlos recibió garantías del jefe del operativo policial para continuar hasta el final el partido de la séptima jornada de la Liga, que lidera Colón