Redacción EC

Ver a coronarse campeón de la Premier League el año pasado fue como ser testigo de la realización de un cuento de hadas. Esa historia terminó enamorando a todos los aficionados del fútbol mundial.

► 

Cuando arribó a King Power Stadium, nadie pensó que ese equipo daría tanta pelea como su apelativo (los zorros) en la Premier League. 

Durante cada fecha, Leicester City sorprendía con sus actuaciones eficaces y sus victorias mínimas. Ni los históricos de Inglaterra pudieron frenar el avance de esa furia azul.

► 

Lo más meritorio fue que en ese elenco no había ningua figura colosal. Todos eran futbolistas que habían sido rechazados en sus anteriores clubes por no tener los galones y la experiencia suficiente.

Claudio Ranieri los transformó en guerreros de almas inquebrantables que con el paso de los meses cautivaron a los personajes del fútbol. Ellos fueron: Jamie Vardy, Riyad Mahrez, N'Golo Kanté, Shinji Okazaki y Leonardo Ulloa.

Ese entrenador italiano de rostro angelical y espíritu lleno de magia nos enseñó dos cosas: que los milagros en tiempos modernos sí existen y que los sueños, por muy imposibles e inalcanzables que parezcan, se pueden cumplir.

LEE MÁS SOBRE...