Desde Alfredo Di Stéfano o Johan Cruyff, pasando por Zinedine Zidane o Ronaldinho y hasta nuestros tiempos, con Lionel Messi y Luka Modric, el Real Madrid - Barcelona ha reunido a las principales estrellas del fútbol mundial. (Ilustración: Marco Ibarra)
Desde Alfredo Di Stéfano o Johan Cruyff, pasando por Zinedine Zidane o Ronaldinho y hasta nuestros tiempos, con Lionel Messi y Luka Modric, el Real Madrid - Barcelona ha reunido a las principales estrellas del fútbol mundial. (Ilustración: Marco Ibarra)
Renzo Giner Vásquez

Hoy, el mundo –al menos el del fútbol— se paralizará por 90 minutos. y , los dos equipos más importantes de España y entre los más grandes del mundo, saltarán al campo de juego para definir al primer finalista de la Copa del Rey.

El Clásico se convirtió en el 2011 en el partido jugado más veces en el fútbol español. Con el de hoy suman 240 enfrentamientos: 95 victorias para la tienda blanca, 93 para la azulgrana y 51 empates. Se estima que unos 650 millones de personas verán el Clásico a nivel mundial. Eso quiere decir que solo lo superan las finales del Mundial y los Juegos Olímpicos.

El Barcelona y Real Madrid protagonizarán un clásico llamativo, en el Bernabéu. (Ilustración: El Comercio)
El Barcelona y Real Madrid protagonizarán un clásico llamativo, en el Bernabéu. (Ilustración: El Comercio)

Por ello, decidimos explorar los inicios de ambos clubes y entender qué originó la legendaria rivalidad.

Retrocedamos hasta 1898, cuando el suizo Hans Gamper –rebautizado por los catalanes como Joan— llegó a Barcelona. Durante su tiempo libre, Gamper se reunía con otros miembros de la comunidad extranjera para jugar al fútbol en las calles del barrio de San Gervasio de Cassolas. El suizo era un amante de los deportes. Había practicado atletismo, ciclismo, jugado fútbol vistiendo los colores del Basilea y un año antes de su llegada a Cataluña jugó rugby en Lyon.

Pocos meses después de establecerse en Barcelona publicó un anuncio en la edición número 34 de la revista Los Deportes.

“Nuestro amigo y compañero Mr. Kans Kamper, de la sección de Foot-Vall de la ‘Sociedad de los Deportes’ y antiguo campeón suizo, deseoso de poder organizar algunos partidos en Barcelona, ruega a cuantos sientan aficiones por el referido deporte se sirvan a ponerse en relación con él, dignándose pasar por esta redacción los martes y los viernes por la noche, de 9 a 11” (sic), indicaba el anuncio según una columna escrita por el periodista Alfredo Relaño en el diario español AS.

Un año después, el 29 de noviembre de 1899, nacía el F.C. Barcelona.

En 1900, mientras el fútbol seguía creciendo en Cataluña, en la capital española un grupo de estudiantes, comerciantes y empresarios que pertenecían a la Sociedad de Foot-ball Sky (origen de todos los equipos de fútbol en Madrid) decidió separarse siguiendo a Julián Palacios.

Apenas eran 15 quienes seguían a Palacios y se establecieron en el campo de Estrada, un descampado ubicado en el centro de Madrid que le debía el nombre a un marmolista que apellidaba así y que ahí tenía su casa y taller, según un artículo de El Mundo.

Tres años después, el 8 de marzo de 1902, y tras moverse a una cancha al lado de la Avenida de la Plaza de Toros de la capital, el diario Heraldo del Sport publicó que “en Madrid hay dos sociedades, que son el Foot-Ball Sky y el Madrid Foot-Ball Club”.

Dos días antes, el Madrid Foot-Ball Club había elegido una nueva directiva, encabezada por Juan Padrós Rubio, un catalán que junto a su hermano Carlos tenía una tienda llamada “Al Capricho”. Fue en la trastienda de ese local donde se celebró la primera junta directiva.

Había nacido oficialmente el Madrid Club de Fútbol.

Pasarían apenas dos meses y unos días para que, exactamente el 13 de mayo, ambos equipos se encontraran en la cancha.

Fue un martes. El encuentro inició a las 11 de la mañana y, al igual que hoy, disputaban las semifinales de la Copa del Rey. Aunque en ese momento el "Concurso de Madrid de Foot-ball Association" había sido bautizado como la Copa de la Coronación, celebrando la mayoría de edad de Alfonso XIII.

VIDEO RECOMENDADO

Lionel Messi llegó a Madrid para disputar el clásico. (Video: Edu Polo)

Y no olvide ese nombre porque gracias a un decreto emitido por este monarca en la década de 1920, el Madrid puede utilizar el título de Real en el nombre y llevar la imagen de la corona en su escudo.

Dato curioso, ese primer clásico –al igual que todo el torneo- se disputó en el Hipódromo de la Castellana, una de las primeras pistas de caballos oficiales de Madrid que había sido inaugurada en 1878 para celebrar el matrimonio de Alfonso XII (sí, el padre del que festaba su coronación) y su prima María de las Mercedes de Orleans.

Volviendo al partido, el marcador fue de 3 a 1 a favor del Barcelona. Aunque el campeón de la copa terminaría siendo un combinado conformado por el Athletic Club y el Bilbao Football Club. Al año siguiente, el primero absorbería al segundo y crearían al Athletic de Bilbao que hoy todos conocemos.

Cuatro años después de aquel encuentro, el Madrid fue a buscar revancha a Barcelona. Aunque el fútbol español de aquellos años era tan amateur que el club catalán solo contaba con cuatro jugadores propios, por lo que terminó siendo un encuentro entre madridistas y un combinado de clubes catalanes.

El resultado fue 5 a 2 para los culés. A propósito, ¿sabe por qué les dicen así? Mucho antes de que el Barcelona tuviera el Camp Nou, con capacidad para albergar a 99.354 espectadores, pasó por varios estadios. Uno de ellos fue el Camp de Carrér Industria, ubicado en la Ciudad Condal. Las tribunas solo podían recibir a 6 mil aficionados, por lo que muchos de ellos debían sentarse sobre el muro que rodeaba al estadio en los partidos importantes.

Si uno pasaba por la calle Industria, por la que nombraron así al estadio, veía los traseros de los hinchas sobresalir. El resto es fácil: trasero en catalán se dice ‘cul’ y ‘culés’ es la conjugación con la que bautizaron a quienes no se avergonzaban de mostrar las posaderas si de alentar a su equipo se trataba.

Ahora que hablamos de estadios, sería bueno mencionar al Santiago Bernabéu, con capacidad para 81.044 espectadores e inaugurado en 1947 junto al Estadio de Chamartín, antigua casa del equipo blanco.

Al principio fue conocido como Nuevo Estadio Chamartín, hasta 1955 cuando los socios decidieron rebautizarlo en honor al presidente del club y mente detrás de la construcción del recinto.

El Camp Nou (campo nuevo, en catalán) fue inaugurado en 1957 y el nombre se debe a que lo construyeron sobre el antiguo estadio de Les Corts.

--Rivales acérrimos—

La verdad es que el Madrid-Barza no siempre fue tan esperado por el público español. Es más, durante buen tiempo el partido entre el Real Madrid y el Athletic Club de Bilbao era considerado el gran clásico de ese país por las veces que se habían enfrentado, sobre todo en Copa del Rey.

“Si bien la rivalidad entre ambas ciudades siempre ha existido, el Clásico se convierte en un mega evento a partir de la globalización de la práctica del fútbol, a fines del siglo XX, cuando el Real Madrid y el Barcelona dejaron de ser clubes de una ciudad para convertirse en equipos globales”, explica a El Comercio el historiador español Eduardo González.

A inicios de siglo, poco antes del centenario del Real Madrid, la junta directiva presidida por Florentino Pérez le pidió a González que escribiera un libro sobre la historia del club blanco.

El historiador y su equipo tuvieron acceso total a los archivos del club, reorganizaron y catalogaron todos los documentos del Real Madrid y como resultado publicó un libro de dos ediciones sobre la historia madridista.

“Son mil páginas en total”, detalla. “Creo que después de nosotros solo un investigador ha tenido ese nivel de acceso a los archivos del club”.

Antes de continuar, teníamos que aclarar algo con González. Cuando uno busca su nombre en Internet la primera noticia que lee es de un medio catalán que titula: “El historiador del Real Madrid se hizo seguidor del Barza”.

“No, no es verdad [risas]. Es una gran noticia falsa. Lo que comenté en ese momento a este periodista catalán es que en la época en la que dirigía José Mourinho me parecía que el Barcelona hacía un juego más bonito y limpio”, responde. “En todo caso, ni soy ni dejo de ser del Real Madrid. A mí me interesa más el baloncesto”.

Aclarado eso, volvemos al Clásico.

“Son los equipos de las dos capitales. El Barcelona es el equipo de la ciudad más poblada y el Madrid el de la capital del Estado. Pero yo creo que la rivalidad creció en cierto modo a partir del año 1943, durante la semifinal de la Copa del Generalísimo Franco”, continúa González.

La Copa del Generalísimo fue el nombre que adoptó la Copa del Rey ente 1940 y 1976, durante la dictadura de Francisco Franco.

El episodio al que González se refiere comenzó con una goleada de 3 a 0 del Barcelona al Madrid en Les Corts. La respuesta blanca fue un 11 a 1 en el Chamartín. Sin embargo, a este último encuentro se le conoce como ‘el partido de la vergüenza’.

“Todo esto se dio con grandes presiones del Ministerio de Gobernación de Franco para que los jugadores del Barcelona tuviesen un bajo rendimiento en Madrid”, explica González. Las presiones a las que hace referencia el historiador van desde las amenazas de la dictadura al cuadro catalán por no ser fiel a los principios del régimen hasta la presunta visita de miembros del ejército al vestuario azulgrana durante el descanso.

La crisis tras ese encuentro fue tan grande que las directivas de ambos clubes dimitieron. El caso también nos sirve para centrarnos en otro gran fantasma que ronda a la tienda blanca. ¿Es cierto que durante la dictadura el Real Madrid fue el equipo de Franco?

“Es uno de los grandes mitos elaborados desde el Barcelona, responde González. “Si bien desde 1953 el Madrid consiguió grandes éxitos a nivel continental con la puesta en marcha de la Copa de Europa y el régimen aprovechó eso circunstancia, el Madrid estuvo a punto de descender a Segunda División en los 40”.

“Es más, estuvo a punto de ser absorbido por el Atlético de Madrid, entonces llamado Atlético Aviación. El verdadero equipo favorito del régimen era el Atlético Aviación porque tenía vínculos con el ejército y era una filial del Atlético de Bilbao, símbolo de la furia española”, afirma el investigador.

El segundo punto de quiebre en la rivalidad entre ambos equipos tendría nombre propio: Alfredo Di Stéfano.

Todo lo que sucedió en torno a la transferencia del delantero es hasta ahora un misterio pese a que han pasado 66 años. “Es un tema muy complicado, pero podríamos resumirlo así: el Barcelona consiguió una cesión de compra del club Millonarios de Bogotá y el Real Madrid lo hizo directamente con el River Plate”, explica González.

‘La Saeta Rubia’, como se le conocía al argentino, había brillado tanto en River como en Millonarios entre 1946 y 1952, por lo que no era extraño que el Barcelona y el Madrid centraran su mirada en él.

Ante el estancamiento de las negociaciones y reclamos de parte de los cuatro equipos, el régimen de Franco decidió intervenir.

“Quiso obligar a los clubes a usar a Di Stéfano dos años cada uno. El Barcelona se negó a ese reparto y dejó al completo fichado por el Madrid”, relata González. “Un grave error porque los llevó a ganar cuatro Copas de Europa seguidas”.

El caso, aunque escandaloso, no fue el único de este tipo. Ronaldo Nazario, Luis Figo, Samuel Eto’o, Michael Laudrup, Javier Saviola, Luis Enrique, Bernd Schuster, Gheorghe Hagi, Julen Lopetegui, son algunos jugadores que vistieron ambas camisetas y que en mayor o menor medida generaron algunas revueltas en el ámbito futbolístico español.

Aunque el académico ve esto como algo lógico. “Son dos de los mejores clubes del mundo y de los que mejor pagan. Pero, claro, siempre habrá polémica”, dice.

Ahora, y tras haber repasado toda la historia de ambos clubes, una pregunta nos queda rondando en la cabeza. ¿Cuál fue el partido más importante que han disputado el Real Madrid y el Barcelona?

“El último. Siempre será el último”, responde González. “Seguro las grandes goleadas de Messi o Ronaldo se recuerdan, pero el Clásico es un partido perpetuo con ciertas treguas de meses pero que se sigue jugando eternamente”.

MÁS SOBRE REAL MADRID vs. BARCELONA