Luis Enrique es seleccionador de España desde noviembre del 2019. (Foto: AFP)
Luis Enrique es seleccionador de España desde noviembre del 2019. (Foto: AFP)
Redacción EC

Luis Enrique recordó este jueves, luego de la dura derrota (2-1) ante Suecia, el empate ante Grecia en el inicio de las Eliminatorias de la UEFA rumbo a Qatar 2022. El seleccionador de España, eso sí, evitó reprochar a sus dirigidos, que no pudieron sostener el 1-0 conseguido a poco de arrancar el cotejo.

“En cuanto actitud, no tengo ningún reproche para mis jugadores. Es evidente que hemos perdido muchos duelos en defensa y el medio campo, hemos permitido correr al rival, pero hemos generado ocasiones para hacer más goles. Lo cruel es que 10 segundos después de marcar, en un golpe de efecto, hemos encajado el gol de Isak que nos ha hecho dudar”, analizó en rueda de prensa.

“El partido de Grecia que fue totalmente injusto, con un penal de cachondeo, nos deja en el alambre. Dependemos de que Suecia no gane alguno de sus partidos y ganarles. Nos centramos en lo que podemos controlar”, dijo anteriormente en Teledeporte.

Para Luis Enrique el partido se fue en la distancia que dejó su equipo entre líneas y la permisividad ante las transiciones que permitieron a Suecia explotar sus virtudes: “No podemos permitir tantas transiciones, presionamos arriba y corremos riesgos si perdemos duelos”.

“Hay errores individuales que hay que corregir. Es difícil ser optimista, pero me tengo que centrar en ganar todos los partidos y esperar que falle Suecia. Veremos si es posible”, afirmó.

En el análisis de su equipo, pese a la derrota, Luis Enrique vio más cosas positivas que negativas. “No es un partido malo, en términos de posicionamiento, ataque, situaciones generadas. No creo que mereciéramos perder, pero el resultado es claro y no tengo nada que decir. Si perdemos duelos y no cortamos transiciones, algunas por mal posicionamiento ante un rival de este perfil, lo pagas”, indicó.

Asumió la responsabilidad de las pocas faltas realizadas por la selección española en el partido, solo seis, y echó en falta alguna que cortase contragolpes. “Si no hacen faltas, es por mi culpa. Yo lo mando porque en el último tercio los jugadores están de espaldas deseando que les toques para tirarse. Es verdad que en transición sin ser violento se pudieron hacer más”, sentenció.

Con información de EFE.