"¡Campeones, somos campeones de Europa!". Los portugueses se echaron a temblar cuando vieron a su estrella Cristiano Ronaldo abandonar la final de la por lesión, pero acabaron celebrando con una explosión de alegría en todo el país el primer título de la Seleçao, tras ganar a Francia por 1-0.

"Faltan las palabras. Lo hemos merecido. Por fin hemos hecho callar a los franceses y a todos aquellos que nos criticaban. Hemos demostrado que somos los más fuertes", exclamó Ruben Sardinha, de 22 años, con una bandera de Portugal al cuello mientras ve la celebración de su selección en la final de la Eurocopa 2016

En pleno éxtasis, más de 50.000 personas, según las autoridades, bailaron y agitaron las banderas portuguesas al tiempo que sonaban petardos junto a la pantalla gigante instalada en la ribera del Tajo para ver la final de la Eurocopa 2016.

"Es una gran emoción. Nos quitaron este título en 2004, pero finalmente lo ganamos", se felicitó Tiago Teixeira, de 22 años, comparando la final de la Eurocopa 2016 con la final de la Eurocopa que Portugal perdió en casa ante Grecia (1-0) hace 12 años.

Aquella derrota que quedó marcada en la memoria de los lusos y, con su triunfo en la Eurocopa 2016, al fin pudieron exorcizar sus fantasmas pasados en el Stade de France.

Si de aquella final quedó la imagen de un joven Cristiano Ronaldo (19 años) llorando por la derrota, de la de este domingo quedarán también los llantos de la estrella portuguesa, primero por tenerse que retirar lesionado en el minuto 25 de la final y después en la celebración del título de la Eurocopa 2016.

Con el pitido final, miles de aficionados se lanzaron a las calles a celebrar el triunfo en la Eurocopa 2016 de la manera más estridente posible, con un concierto de bocinazos de los conductores que circulaban por las calles de la capital.

El título de la Eurocopa 2016 llega en un buen momento para levantar la moral de los portugueses, cuando el país apenas puede recuperarse de la crisis económica de los últimos años y con la Comisión Europea amenazando con multas por los incumplimientos con el déficit.

No obstante, el entusiasmo de los portugueses para la final de la Eurocopa 2016 se heló en el minuto 25 del partido, cuando su gran estrella Cristiano Ronaldo tuvo que retirarse, en camilla y con lágrimas, por una lesión en la rodilla que se produjo minutos antes tras una entrada del francés Dimitri Payet.

Pese a que los aficionados aplaudieron la entrada a la cancha de sus sustituto Ricardo Quaresma, el ambiente se enfrió en la 'fanzone' de Lisboa, ubicada en la plaza del Comercio. "Es difícil sin Ronaldo. Loo franceses habían advertido que neutralizarían a Ronaldo... y lo han conseguido", lamentó Rafael Silva, de 20 años, con las mejillas pintadas con los colores rojo y verde de la bandera lusa tras el triunfo en la Eurocopa 2016.

Los hinchas fueron recuperando poco a poco la confianza, apoyando al equipo con el famoso "Huh", el grito de apoyo de los islandeses acompañado de un golpeo de manos rítmico y que se ha popularizado durante la Eurocopa 2016. (AFP)

MÁS SOBRE PORTUGAL Y LA EUROCOPA 2016

TAGS RELACIONADOS