Real Madrid venció 2-0 al Eibar por la Liga BBVA

 venció 2-0 a  por la fecha 13 de la Liga BBVA. Los merengues se mantienen en el tercer lugar de la tabla y con seis puntos de diferencia respecto al líder FC Barcelona.

En un partido muy igualado, el gol anotado por el galés Gareth Bale a tres minutos para el descanso y el penal convertido por el portugués Cristiano Ronaldo en el 82' supusieron tres puntos de oro para los blancos, que devolvieron a seis su distancia respecto al Barcelona, líder del torneo español.

El gol de ventaja con el que el Real Madrid encaró la pausa fue un premio demasiado generoso para los blancos y un castigo excesivo para el Eibar, que no le perdió la cara en ningún momento.

Mendilíbar avanzó su defensa hasta casi el mediocampo y el partido se jugó durante muchos minutos en 30 metros de cancha, dadas las tremendas dificultades de los blancos para salir con la pelota jugada.

Benítez, que en la previa había reconocido la necesidad de cambiar algunas cosas para enderezar el rumbo tras la estrepitosa caída ante el Barcelona, dio entrada al colombiano James Rodríguez en el lugar del francés Karim Benzema y al croata Mateo Kovacic, en el del brasileño Casemiro.

Kovacic apenas aportó en un mediocampo en el que sólo Luka Modric se salvó de una mala actuación que retrató especialmente al alemán Toni Kroos.

James, en cambio, pareció el atacante más lúcido de un Real Madrid que sigue sin tener claro a qué juega y que echa en falta la pegada de Cristiano Ronaldo.

El portugués ha perdido gol y hasta capacidad intimidatoria. Asier Riesgo no se venció ante el astro del Real Madrid cuando, al cuarto de hora de partido, lo encaró en un uno contra uno que el arquero del Eibar tapó perfectamente.

Hasta que, en el minuto 42, Bale cabeceó a gol la rosca que le lanzó Modric a la salida de un córner, ese mano a mano de Cristiano Ronaldo había sido la única ocasión clara de los dirigidos por Benítez.

Cristiano Ronaldo dio síntomas de clara incomodidad, igual que el brasileño Danilo, que no acabó de encontrarse en lateral izquierdo.

Muy seguro en defensa hasta que encajó en una jugada de estrategia, el Eibar tuvo, en cambio, un pobre bagaje ofensivo. Sergi Enrich se movió mucho, pero a menudo cayó en el fuera de juego. Y el japonés Takashi Inui apenas conectó un par de tiros bien atajados por Keylor Navas.

El arquero costarricense del Real Madrid no tuvo mucho más trabajo en el segundo acto y, cuando lo tuvo, de nuevo lo resolvió bien.

Con el marcador a favor y el Eibar desgastado, el dominio del juego pasó a ser blanco. Sin una clara superioridad ni otros elementos que hicieran pensar en una reconstrucción del equipo después del descalabro ante el Barcelona.

La complicidad que Cristiano y Bale habían esbozado el miércoles en la Liga de Campeones europea ante el Shakhtar Donets no pareció tener mayor continuidad.

El astro portugués liberó parte de su frustración al convertir en los minutos finales del partido un penal discutido cometido sobre Álvaro Vázquez. El delantero español había sustituido a James que, un partido más, no completó los 90 minutos. Tampoco lo hizo Carvajal, que abandonó la cancha lesionado a cinco minutos para la conclusión.

Cristiano Ronaldo, que había reclamado antes un penal, había fallado antes un par de ocasiones claras, de las que solía anotar.

INCIDENCIAS

MINUTO 81: Cristiano Ronaldo aumentó la cuenta vía penal.

MINUTO 42: Gareth Bale abrió el marcador para Real Madrid con remate de cabeza.

Alineaciones confirmadas:

Real Madrid: Keylor Navas, Pepe, Nacho, Danilo, Tony Kross, Carvajal, Kovacic, Modric, James Rodríguez, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo.

Eibar: Riesgo; Capa, Pantic, Dos Santos, Junca; Dani García, Adrián, Escalante; Saúl Berjón, Sergi Enrich e Inui.

PREVIA

Una semana después de ser vapuleado por el Barcelona en su propia cancha, el  regresa a la Liga BBBVA ante  obligado a no ceder más terreno respecto a los azulgrana. (10:00 a.m.)

La presión es máxima sobre Rafael Benítez, técnico de Real Madrid, y sus hombres, cuestionados no sólo por su caída ante el máximo rival, sino por un estilo de juego que no convence y por la escasa complicidad que los futbolistas blancos han mostrado hasta ahora.

"Estuvimos 14 partidos invictos y me parecía que ése era el camino. Ahora, tenemos que reajustar cosas y vamos a ver si somos capaces, pero yo me quedo con la reacción del otro día", se defendió hoy Benítez.

Aludía el técnico de Real Madrid a la victoria 4-3 de su equipo el pasado miércoles frente al Shakhtar Donetsk en la Liga de Campeones europea. El Real Madrid sufrió para conservar el claro triunfo inicial (4-0), pero los jugadores mezclaron mejor y dieron algunas muestras de unión hasta entonces inéditas. 

El portugués Cristiano Ronaldo y el galés Gareth Bale, los dos hombres llamados a liderar el remonte en Real Madrid, parecieron apartar las diferencias que los separaron en el pasado y se buscaron en la cancha como pocas veces lo habían hecho antes.

"Queríamos una reacción y la vimos. El Real Madrid tuvo el balón, hizo ocasiones, goles, trabajó con intensidad en defensa y, luego, cometió errores a balón parado, pero eso se puede solucionar con un poquito más de concentración", resumió hoy Benítez sobre la actuación de su equipo el miércoles.

"Esos 75 minutos de intensidad, cohesión y armonía es lo que hay que resaltar y con lo me quedo para el futuro", prosiguió el técnico español, aparentemente convencido de que nada está aún perdido.

Unión es, precisamente, lo que el entorno blanco reclama: quiere que Cristiano, Bale y al francés Karim Benzema se acerquen a la sintonía que en el Barcelona exhiben el argentino Lionel Messi, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar.

Pero el Real Madrid, de momento, se manejó con otros códigos. El Eibar, uno de los equipos más en forma y más exigentes de la Liga, medirá si el cambio esbozado el miércoles tiene continuidad. 

Con sólo dos derrotas en lo que va de campeonato, el conjunto dirigido por José Luis Mendilíbar marcha sexto en la tabla, a seis puntos de distancia del Real Madrid y a tan sólo uno de Celta y Villarreal, sus predecesores.

"Al Real Madrid se le puede ganar jugando a lo que sabemos jugar; no vamos a cambiar nuestro juego ni un ápice", advirtió el viernes Mendilíbar, después de asumir que "lo normal" es que su equipo caiga ante el Real Madrid.

"Para nosotros, es una oportunidad de demostrar que el equipo está ahí y que sigue peleando, quedan aún muchas jornadas", replicó hoy Benítez. 

"Ellos están bien, en un buen momento, su campo es difícil y tienen confianza, pero nosotros también. Cuando el equipo está metido y tiene compenetración, podemos hacer cuatro goles fuera de casa", añadió el entrenador del Real Madrid

Con Benzema "tranquilo y trabajando bien", según Benítez, los quebraderos de cabeza del técnico blanco se centran en la defensa, línea en la que no podrá contar ni con Sergio Ramos ni con Marcelo ni con el francés Raphael Varane. Isco, sancionado, también causará baja. 

LEE TAMBIÉN...