Sergi Roberto, el jugador que se pelearon Barza y Real Madrid
Sergi Roberto, el jugador que se pelearon Barza y Real Madrid
Aldo Cadillo

es el mejor ejemplo de lo que representa ‘La Masía’. La incubadora de los futuros talentos del Barcelona; se ensaña en implantar las palabras humildad, sencillez y trabajo en cada prospecto que llega. Lo hizo con Lionel Messi, Xavi Hernández y Andrés Iniesta. Y esta también es la particularidad del jugador del momento. El autor del ‘gol de la remontada’ (6-1) volvió a demostrar su candidez tras el tanto más gritado de los catalanes en los últimos años.  “Ney me decía, entra, entra, que te la pongo. Y yo dudaba porque los demás compañeros me invitaban a quedarme fuera del área, para el rechace”, intenta declarar Sergi Roberto instantes después de terminar el duelo ante el PSG; pero sus colegas le impiden pues se cuelgan de su espalda tras cada palabra que pronuncia.

Mientras los chicos españoles de 10, 11 o 12 años, sueñan con formar parte del Barcelona o del Real Madrid; Sergi Roberto era feliz en el modesto equipo de su barrio Santes Creus o la Selección de Reus. Su crecimiento era imparable y se vislumbraba su inevitable despedida del pequeño club; pero Sergi Roberto no quería pues se divertía mucho con sus amigos. Ignacio Rodríguez, entrenador del Santes Creus, recuerda que tuvieron que convencer al  chiquillo Sergi Roberto, que no paraba de llorar, que era hora de marcharse al Nastic.

Rápidamente Sergi Roberto, que fue descrito con el emoji del ángel por Neymar semanas atrás, llamó la atención de varios clubes españoles. El Espanyol fue el primero en posar sus ojos en él. A los 14 años despertó la curiosidad de los cazas talentos por su buen posicionamiento en el campo de juego. De lateral o pivote, entendía el desarrollo del partido sin necesidad de que se lo expliquen. “Era muy inteligente, si jugaba de lateral, sabía elegir cuando subir o bajar y, si lo hacía de pivote, hacía las coberturas a sus compañeros”, comenta Ignacio Rodríguez, técnico de Sergi Roberto en el Santes Creus.

Un partido de Sergi Roberto en divisiones menores cambiaría para siempre su vida. Su equipo, el Nastic, viajaba a Barcelona para viajar ante el Damm. Sergi demostró capacidad y talento y llamó la atención de ojeadores ‘culés’. Fue tal el desenvolvimiento del pequeño que otro gigante de España también puso su atención en él. El jefe de ojeadores del Real Madrid en Catalunya, Manolo Romero, lo observó y aceleró el trámite para ficharlo. Una semana después, Sergi Roberto volvió a jugar. Otra gran actuación del infante. El Real Madrid no esperó más y mandó un fax al Nastic para contratar al futbolista. Era lunes y en la familia de Sergi Roberto había muchas dudas. El humilde chico tenía que decidir si iba al rival de siempre o continuaba en el modesto Nastic. A la mañana siguiente, martes, llegó otro fax a las oficinas del Nastic. El Barcelona se interesaba en Sergi Roberto y quería ficharlo de inmediato. No hubo titubeos. El jugador tenía el sueño de ponerse la camiseta blaugrana, la familia también y la decisión fue instantánea. El hincha fue fiel a su pasión y firmó con los ‘culés’. “Era el jugador ideal para el Barca”, recuerda Albert Benaiges, el ojeador de llevó a Sergi Roberto a ‘La Masía’. Y en parte, también, el responsable de que ayer anotara ‘el gol de la remontada’. 

LEE TAMBIÉN...

TAGS RELACIONADOS