Cristal vs. Alianza: Luis Abram, de villano a héroe en minutos
Cristal vs. Alianza: Luis Abram, de villano a héroe en minutos
Redacción EC

Pudo ser el villano del partido, el que pudo alejar del título a Sporting Cristal en el Torneo Clausura, pero por cosas de la vida, momentos del partido, así como aptitudes técnicas y decisiones que tiene un jugador como él en los 90 minutos, Luis Abram, un chico de ¡solo 18 años! y 1,81 metros de estatura, fue uno de los héroes en el triunfo (3-2) sobre Alianza Lima. Su gol a los 78 minutos no solo significó la ventaja en el marcador para los celestes, sino sacarse una pesada mochila de encima que había cargado desde el primer tiempo.

Sí, es cierto. Su misión es defender el cero en el arco y su error en el tanto (10’) de Gabriel Costa pudo significar la debacle para él como para el club rimense. En el Estadio Nacional, los hinchas celestes gritaban “saquen al chibolo, es una final y el partido le está quedando grande”. Las frustraciones y palabras enardecidas no dejaban de caer en el estadio. Incluso un error suyo, al lado de Renzo Revoredo, en el segundo tiempo pudo ser el segundo gol de Alianza Lima, pero Mauro Guevgeozián perdonó y Luis Abram tuvo su revancha en el partido.

Ya nadie tenía en cuenta a Abram en los últimos minutos. El chico lucía tímido, trataba solo de asegurar el balón al costado con Revoredo o Yotún, buscaba interceptar algunos pases, pero no se le notaba confiado en la última zona, como sí lo hizo después en el ataque. Probablemente, Cristal tiró una decena de centros antes del gol de Luis Abram y ninguno fue conectado con precisión y fuerza como lo hizo el seleccionado Sub 20. Ahí, cuando el partido pintaba para el empate, Abram apareció de la nada, como un ‘9’ que lograba desmarcarse, para meter el segundo gol de Cristal a los 78 minutos del partido. El abrazo de todos sus compañeros solo significó el cariño que todos le tienen y confianza de que será el zaguero del futuro en las filas cerveceras.

Ahora, ¿por qué lo retuvo Daniel Ahmed? Abram era de lo peorcito en los primeros 45 minutos y también lo fue en partes del segundo tiempo. Sin embargo, el técnico argentino ve en Abram cosas que no ha visto en otros defensas del fútbol nacional. Precisamente desde que lo tiene en la Sub18 de los Bolivarianos en Trujillo lo ve como un talento de exportación.

Abram es un chico salido del Regatas Club, ahí fue capitán y siempre se ha consolido en el puesto de defensa. Su buen juego con el pie y su visión, además de la marca, hacen de él un jugador que considere Ahmed, así como lo tiene con Revoredo. Y eso nadie lo discute por los 16 partidos que ya ha tenido en Primera División. Por eso decidió hacerlo debutar y prescindir de defensas como Adán Balbín y Martín Ortiz, que han sido relegados a la banca de suplentes como a la reserva.

Hace un año, la Comisión de Fútbol de Menores de Cristal decidió jalarse Abram en una política de potenciar el club a nivel de juveniles, tanto en la parte de formación como de captación de nuevos talentos. Fue así que en el tiempo han salido jugadores de la casa como Pedro Aquino, Edinson Chávez, Alexis Cossio y Beto Da Silva, así como se han reforzado con Ray Sandoval (San Martín), Luis Rivas (Cantolao), Alexander Succar y hasta pudieron llegar, pero no se concretaron con Aldair Perleche (Juan Aurich) y Enmanuel Paúcar (Universitario).     

Hoy Abram es fruto de esa cosecha, un chico que ni siquiera pasó el año de prueba en la reserva de Cristal, como se tiene con otros jugadores, sino que a los meses fue llevado por Ahmed a la primera del equipo cervecero. Abram, actualmente, habla más con Lobatón, Sheput y Cazulo, quienes son los que le dan más confianza en el equipo. Él asevera que admira mucho a Alberto Rodríguez, muy probablemente su compañero para la próxima temporada, y a Sergio Ramos en el Real Madrid. Hoy, sin embargo, no piensa en ello, dice que ayer marcó “el gol de su vida” y se considera desde hace mucho un hincha más de Sporting Cristal. Ahora su meta es el título como tener una buena participación en la Sub20 de Víctor Rivera. 

LEE TAMBIÉN...