Henry Giménez: la historia que no conoces de la figura crema
Henry Giménez: la historia que no conoces de la figura crema
Arturo León

"¿Quién es ese tal Giménez?" La pregunta me la hace un amigo hincha de Universitario. Su inquietud se debe a que el uruguayo fue la figura ante Anzoátegui en la Sudamericana. Sorprendió por el gol, su técnica y sus movimientos. Ilusiona, promete. No parece ser un "paquete", palabra que normalmente se utiliza para los extranjeros de rendimiento paupérrimo en el Perú. 

Lo primero que resalta al revisar el CV de  es su paso por la Serie A de Italia. En el 2009, firmó contrato con el Bologna, apenas con 23 años. Al club italiano llegó luego de una buena campaña con el River Plate uruguayo, en ese entonces dirigido por Juan Ramón Carrasco, quien fuera entrenador de la selección charrúa (2003-2004).

Giménez destacó los dos primeros años. Se fue ganando la titularidad poco a poco, aunque la mayor parte del tiempo fue utilizado como pieza de cambio. Normalmente entraba en los segundos tiempos de los partidos.

¿Por qué no se consolidó? Todo indica que su personalidad le jugó en contra. 

"Me di cuenta que por ahí me equivoqué en el trato con alguna gente; no tendría que haberme enojado tanto y tendría que haber sido más profesional es ese sentido, entender las decisiones que toma un entrenador. Yo me enojé, me fui alejando del entrenador y con eso, me fui alejando de las canchas. Pero era mi carácter", admitió Giménez en el 2014 en un entrevista con el Diario El País de Uruguay. 

En su cuarta temporada con el cuadro italiano las cosas se complicaron. Se distanció de sus entrenadores y dirigentes, lo que le impidió ser tenido en cuenta. El 2012/2013 solo disputó dos encuentros con Bologna y fue cedido a la Serie B. Giménez no veía la hora de regresar a su país, aunque no sabía que el destino le deparaba dos momentos poco felices en su vida. 

PROBLEMAS EN URUGUAY

A inicios finales del 2013, se rumoreaba en los medios de comunicación uruguayos que el histórico Nacional estaba interesado de repatriar a Giménez. Sabían que estaba incómodo en Italia, pero que entrenaba y no había perdido competitividad.

El 10 de enero del año siguiente realizó su primera práctica en el cuadro charrúa. Ahí se encontró con dos conocidas personalidades de nuestro fútbol: Gerardo Pelusso, ex técnico de Alianza Lima, y Rinaldo Cruzado, que había sido fichado por Nacional. Disputó solo seis encuentros de la liga nacional entre febrero y marzo del 2014. ¿La razón? Un problema de salud lo alejó de las canchas. A Giménez le encontraron un quiste en un testículo y requería intervención quirúrgica. Fue uno de los partidos más difíciles en la vida de Giménez. 

Retornó en agosto, recuperó su mejor nivel y ayudó a Nacional a conseguir el título nacional. Pese a ello, no llegó a un acuerdo para renovar su contrato. Lo que sucedió unos meses después, en febrero del 2015, complicó más su búsqueda de equipo. Giménez forcejeó con un policía uruguayo tras negarse a pasar un control de alcoholemia en la madrugada y fue detenido y acusado por desacato. Lo sancionaron con 90 días de arresto domiciliario. 

JUGÓ EN LA SELECCIÓN DE TABÁREZ

Giménez inició su carrera en Fénix (2005), luego pasó por Tacuarembó y antes de viajar a Italia mostró su mejor nivel en River Plate de Montevideo (2007-2009). Ahí fue dirigido por Juan Ramón Carrasco, técnico del que "más aprendió". 

El 2008 se ganó el llamado a la selección que Óscar Washington Tabárez y disputó dos encuentros amistosos internacionales ante Turquía y Noruega. "Me sorprendió que el 'Maestro' me ponga como titular", contó el año pasado. 

Su presente es Universitario de Deportes. Y su futuro también. La vida le dio una nueva oportunidad a los 29 años. 

LEE TAMBIÉN...