Leao Butrón fue la figura de Alianza Lima en el triunfo contra Sporting Cristal. (Foto: USI)
Leao Butrón fue la figura de Alianza Lima en el triunfo contra Sporting Cristal. (Foto: USI)
Pedro Canelo

La primera atajada de fue celebrada antes que comience el partido de esta noche entre y Cristal. Butrón se puso los guantes muy temprano para bloquear ese fastidio en el cuello que lo estaba atacando desde el domingo por la tarde. Como si fuera protagonista de un comercial de medicamentos, Leao Butrón es un arquero que también sale a cortar el dolor.

Con esta victoria blanquiazul por 1-0 ante los cerveceros lograron el gran salto a la punta del Apertura con 20 puntos. Más allá de sus tres atajadas de gol, hoy Butrón sigue escribiendo capítulos intachables para un Manual de Liderazgo. Este golero íntimo no solo influye en el resultado con sus acciones, sino que también es un líder positivo, de esos que no hay en el fútbol peruano.

Si cualquier referencia a este partido jugado en el Nacional comienza con menciones y elogios a Butrón, es porque en el balance final pocos podrán discutir que la posesión del balón, las intenciones y presencia en ataque perteneció en sobremanera a Cristal. Fue una superioridad futbolística evidente que fue contrarrestada con buen trabajo defensivo, autoboicoteada por la ansiedad y atajada por Leao, el golero de cuarenta años en feliz segunda juventud.

No solo fue intenso el Sporting, también tuvo movimientos y rotación para hacerse dueño de la pelota e ir casi siempre hacia adelante. El problema que tuvo en casi todo cotejo fue que retrocedió unos pasos en comparación a lo mostrado en las últimas dos semanas. A los cerveceros les costó la vida encontrarse con el gol. Remaba por el mar de las posibilidades, hasta naufragar en su propia ineficacia.

Alianza Lima llegó muy poco, su única oportunidad de peligro fue aprovechada con la viveza de Aguiar en el disparo del tiro libre y la presencia veloz de Lionard Pajoy para reventar las redes a los 16 minutos. Después de eso, los blanquiazules se replegaron, además, con la urgencia de haberse quedado con diez jugadores por inocente expulsión de Cossio.

Con el paso de los minutos, los rimenses se atropellaban en una frustración que hasta llevó a la expulsión de Lobatón. El mismo Ray Sandoval, tan goleador en las últimas semanas, resignó dos disparos ante las manos de un Butrón impecable. En el momento más elevado del éxtasis aliancista, algunos hinchas pedían en las redes sociales que se busque un científico para poder clonar a este arquero. Leao Butrón, qué duda cabe, es una especie en peligro de extinción.

TAGS RELACIONADOS