Redacción EC

Esta vez le tocó ser suplente, pero sin duda es uno de los mejores del . es rápido, tiene quiebre y genera peligro cada vez que se acerca al área. Jesús Álvarez puede dar fe de ello en la sobre .

Ramúa recibió y al percatarse de la nula marca de Álvarez, esperó unos segundos para que llegara un compañero. Cuando vio que se acercaba César Ortiz, amagó a la izquierda, luego a la derecha, Álvarez solo lo miraba y ante los amagues quedó muy mal parado. Los hinchas celestes no se lo perdonaron. 

El volante argentino centró, Ortiz la paró y definió a la mano derecha de Penny para decretar el tercer y último gol de los cusqueños. El partido del ‘Chasqui’ fue para el olvido.