Washington Corozo se enfrentó al portero Gabriel Arias durante el partido entre Sporting Cristal y Racing Club por Copa Libertadores. (Foto: GEC)
Washington Corozo se enfrentó al portero Gabriel Arias durante el partido entre Sporting Cristal y Racing Club por Copa Libertadores. (Foto: GEC)
Redacción EC

La derrota de Sporting Cristal ante Racing Club (0-2) ha dejado una curiosidad que se está viralizando en redes sociales. En uno de los resúmenes subidos por la Copa Libertadores en las redes sociales, en el ambiental se escuchó que desde la banda de suplentes del cuadro visitante gritaron la palabra “Kirikocho”.

Este término es muy utilizado en el mundo del fútbol y se pronuncia cada vez que se desea que el adversario no concrete una situación favorable. En este caso, ocurrió durante un mano a mano que tuvo Washington Corozo, delantero de los celestes, contra Gabriel Arias, el guardameta de la ‘Academia’.

El cuadro comandado por Juan Antonio Pizzi perdió una pelota en el centro de la cancha. Entonces, Alejandro Hohberg aprovechó ello para entregar la redonda al ecuatoriano. Mientras que el jugador se acercó al área grande, integrantes de Racing Club dijeron “Kirikocho” para lanzar el malefició al ‘cervecero’, quien falló frente al arquero nacionalizado chileno.

Casualidad o no, el club peruano parece sentenciado con miras a la próxima ronda de la Copa Libertadores. Tras cuatro jornadas, la escuadra liderada por Roberto Mosquera apenas ha sumado un punto y cierra el grupo E detrás del líder Racing Club (8), Sao Paulo (7) y Rentistas (2), que juegan en la jornada del miércoles.

¿Qué es “Kirikocho” o “Quiricocho”?

“Kirikocho” era el sobrenombre de un fanático de Estudiantes de La Plata, a quien se le culpaba por la mala suerte del club que, por ese entonces, era dirigido por el Carlos Bilardo. Entonces, el DT campeón del mundo con Argentina usó esa mala fortuna a su favor durante la campaña en la que se coronó con el ‘Pincharrata’ en 1982. De hecho, el técnico habló sobre ello alguna vez.

“Quiricocho era un muchacho de La Plata que siempre estaba con nosotros, y que como ese año salimos campeones (en referencia a 1982) lo adoptamos como amuleto. Era un buen chico, pero después ya no lo vi más. Pero, aunque no lo creas, cuando fui a España a dirigir al Sevilla (entre 1992 y 1993) hubo un penal para los otros (por los rivales) y escuché que alguien atrás mío gritó: ‘Quiricocho, Quiricocho’. Yo no lo podía creer, hasta que el Cholo (Diego Simeone) y Diego (Maradona) me avivaron de que ellos lo habían dicho un par de veces y que el resto lo aprendió”, desveló en una declaraciones que recuerda .