Ferrari solo ha logrado un podio en las tres primeras carreras. Fue el segundo lugar de Leclerc en Austria. (Foto: AFP)
Ferrari solo ha logrado un podio en las tres primeras carreras. Fue el segundo lugar de Leclerc en Austria. (Foto: AFP)

“Chicos: hay películas en todos los canales si quieren divertirse. La Fórmula Uno va seguir sin ustedes” tuitea, cansado de las críticas al deporte que tanto ama, el excelente periodista internacional Fernando Tornello. Ocurre que, tras la tercera victoria sucesiva de los Mercedes en la temporada, el campeonato ha sido descrito como “aburrido” por algunos medios. Lo acusan de predecible. De que al final de cada carrera sean únicamente los pilotos de la automotriz alemana quienes descorchan el champán. Mientras Mercedes acaricia el cielo, Ferrari vive un infierno.

Vettel tuvo problemas en las prácticas libres en Silverston. (Foto: Reuters)
Vettel tuvo problemas en las prácticas libres en Silverston. (Foto: Reuters)
CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Gareca vs. Markarián: semejanzas y diferencias de los dos últimos procesos con la selección peruana

El predominio de las flechas plateadas (últimamente vestidas de negro), desde que Toto Wolff asumió la dirección de la escudería, es tan aplastante que renovarle el contrato que expira a fin de año, es vital para los fabricantes germanos. Wolff, que ya había demostrado su capacidad de gestión en Williams, se hizo cargo en el 2013. Al asumir, de inmediato incorporó como consejero a Niki Lauda y convenció a Lewis Hamilton de pilotar sus monoplazas. Esas medidas, junto a la rápida adaptación de sus ingenieros al motor híbrido que exigía la competencia fueron aciertos estelares. Desde el 2014 los pilotos de Mercedes dictan cátedra en las pistas: Cinco veces Hamilton, una Nico Rosberg. “Ya no solo se sabe de antemano quien va a ganar sino hasta quien hará la pole position” expresa un decepcionado Kike Pérez.

Hamilton, Wolff y Rosberg, en el 2016. (Foto: AP)
Hamilton, Wolff y Rosberg, en el 2016. (Foto: AP)

Desde su acuartelamiento en Chosica, el viejo Kike, siempre lúcido en sus conceptos, continua “Lo que vivimos hoy con Mercedes es similar a la hegemonía de Ferrari en la época de Schumacher”. Su lamento no es producto de la nostalgia. Cree que cada época tiene su encanto, pero que ahora no existe la misma equidad competitiva de los ochentas. En el rubro económico, por ejemplo, existe una distancia significativa entre Mercedes, Ferrari y Red Bull con las demás escuderías. En el más alto nivel ese es un factor determinante.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Guerrero y la vieja guardia de Gareca en la selección: ¿Estamos listos para el recambio generacional?

La debacle esta década de Ferrari no se explica, sin embargo, por el dinero: el presupuesto de los de Maranello ha bordeado la cifra que invirtió Mercedes. El problema ha sido burocrático, de mala elección de sus directores deportivos y por supuesto de maquinaria. También de desarrollo tecnológico “Este año es evidente que el motor Ferrari no alcanza la misma velocidad en la recta que sus rivales” afirma Martín Higueras, experto en la materia. Sus palabras hacen eco si se toma en cuenta que las otras dos escuderías que compiten con motores fabricados por Ferrari como Haas y Alfa Romeo tampoco han andado finos. La última vez que, a bordo de un Cavallino, un piloto ganó el campeonato fue Kimi Raikkonen en el 2007. Ni Fernando Alonso, bicampeón con Renault, ni Sebastián Vettel tetracampeón con Red Bull dieron fuego cuando se mudaron a la escudería italiana. “Competir contra los mejores, es una cosa, hacerlo en una Ferrari es otra” comentó sarcástico el mismo Vettel, que el 2021 será reemplazado por Carlos Sainz Jr.

Con la Ferrari en apuros, el camino se le ha despejado a Mercedes. No han necesitado negar lo ajeno para afirmarse en lo propio “además cuentan con Hamilton, uno de los cinco mejores de la historia, secundado fantásticamente por Bottas” concluye Higueras. Ellos son los líderes del campeonato mundial de pilotos y los rivales a vencer mañana en el circuito de Silverstone.

Hamilton ha ganado dos fechas y Botta la otra de la F1. (Foto: AFP)
Hamilton ha ganado dos fechas y Botta la otra de la F1. (Foto: AFP)

Ese es el panorama en la antesala del Gran Premio británico. Los Mercedes tratando de confirmar su supremacía en las pistas, mientras, con seguro miedo, con respeto al pánico, sus colegas ponen el pie en el acelerador, tratando ensimismados, de también volar sobre sus ruedas.

MÁS EN DT

VIDEOS RECOMENDADOS

Barcelona se ejercita pensando en el Napoli
Ferran Torres, el elegido de Guardiola