Independiente del Valle logra su primer título internacional en su historia. (Foto: IDV)
Independiente del Valle logra su primer título internacional en su historia. (Foto: IDV)

A 25 minutos de Quito, capital de Ecuador, se encuentra la ciudad de Sangolquí. Allí nació, creció y se enamoró del fútbol José Terán. Su amor por el deporte hizo que un 1 de marzo de 1958, junto a un grupo de amigos, fundara un club al que llamó , como un pequeño homenaje a Independiente de Argentina, el ‘Rey de Copas’, apodado así por la cantidad de títulos internacionales ganados en la década del 70. Hasta el día de su fallecimiento (1975), don José siempre anheló ver a su equipo con la misma grandeza del ‘Rojo’, aunque nunca fue testigo de ello. Recién en 1979 ascendieron a la Tercera División del fútbol ecuatoriano.

Los sueños de Terán se están forjando de a pocos desde hace varios años. Hace un mes su Independiente eliminó al mismísimo Corinthians en una semifinal donde fue un justo ganador (2-0 en Brasil y 2-2 en Ecuador). Y este sábado en Asunción, Paraguay, se coronó campeón de la Copa Sudamericana al derrotar con justicia (3-1) a Colón de Santa Fe, el otro finalista sorpresivo al dejar en el camino al también brasileño Atlético Mineiro en una definición por penales infartante.


Esta fue la segunda final internacional del cuadro ecuatoriano. Y también la vencida. Hace tres años disputó la Copa Libertadores, el torneo más importante del continente. En aquella oportunidad perdió ante el mejor Atlético Nacional de los últimos años. Era su primera experiencia en estas instancias y padeció las desventajas de la inexperiencia.

La hazaña que ha conseguido el negriazul es más épica si tenemos en cuenta los siguientes datos: con un promedio de edad de 26 años, es el equipo más joven de los cuatro que llegaron a la última etapa. Y son el cuadro menos costoso con un presupuesto valorizado en 11,3 millones de dólares, una cifra menor a la de Corinthians (93,3 milllones), Mineiro (61,3 millones) y Colón (26,6 millones). Además, once de los 25 jugadores del plantel pertenecen a sus divisiones inferiores. Tres de ellos (los defensas Anthony Landazuri y Ángel Preciado, y el volante Jhon Sánchez) fueron titulares en el partido que les dio el acceso a la final. Y uno, Luis Fernando León, fue parte del plantel subcampeón de América.

El hombre más importante

Una Copa Sudamericana, una final de Libertadores y un subcampenato de la Serie A de Ecuador (2013) en solo diez años en Primera (ascendió en el 2010) dan muestra de un éxito deportivo basado en el buen manejo institucional. Para lograr estos resultados, fue necesario la llegada de un hombre: Michell Deller, un empresario ecuatoriano accionista de varias empresas en su país. Hace 13 años, el millonario, apoyado de otros inversores, tomó las riendas del club con la idea de ver un negocio viable en el fútbol.

Evolución histórica de Independiente del Valle en Ecuador:

TEMPORADACATEGORÍA
1961-1978Copa Pichincha (Torneo de ascenso de la provincia de Pichincha)
1979-1985Tercera División
1986-1995Copa Pichincha (Torneo de ascenso de la provincia de Pichincha)
1996-2007Tercera División
2008-2009Serie B (Segunda división)
2010-actualidadSerie A (Primera división)

La inyección de capital que pusieron los nuevos dueños permitió construir una empresa deportiva que contrató jugadores de otros equipos para llegar a Independiente. Eso sí, todo bajo claras reglas presupuestarias. “Nosotros siempre nos ajustamos a un presupuesto. Muchos futbolistas no firmaban por el club por diferencias de cien dólares y los dejábamos ir”, afirmaba hace unos años Santiago Morales, gerente del club.

Es así que la dirigencia del cuadro del Valle decidió adquirir los derechos de ciertos futbolistas con proyección para luego venderlos. El ejemplo más relevante es el de Jefferson Montero. El extremo llegó a Independiente desde Emelec y en el 2009 se fue vendido al Villarreal por una cifra aproximada de 700 mil dólares. Actualmente, con 30 años, Montero juega en el Birmingham City de la Segunda de Inglaterra y fue una de las figuras más importantes del seleccionado ecuatoriano en los últimos tiempos.

Otra muestra del excelente manejo dirigencial es el crecimiento impresionante de patrocinadores. Entre el 2007 y 2010, en el Valle solo había un auspiciador. Sin embargo, desde el 2014 hasta la actualidad tienen diez sponsors secundarios aparte de DirecTV, el principal patrocinador.

Patrocinadores de Independiente del Valle a lo largo del tiempo.
Patrocinadores de Independiente del Valle a lo largo del tiempo.

Deller ya no forma parte de la directiva negriazul, pero sigue siendo el accionista mayoritario. Con él al mando, Independiente no solo logró ser el tercer club ecuatoriano en jugar la final de la Libertadores, sino que también gozó de un proyecto largo: Pablo Repetto encabezó el plan desde el 2012 hasta el 2016.

Divisiones inferiores

“El mejor ejemplo de desarrollo de la última década es el que impulsó el Independiente del Valle, en Sangolquí. Con una docena de canchas, una estructura en la que cuentan con reclutadores y formadores de talentos, psicológicos, médicos... y un plan visionario para convertirse en la cantera de las selecciones”, escribió hace algunos años el periodista ecuatoriano Tito Rosales Cox en su columna “La Lupa de Tito”, en el diario “El Comercio” de dicho país.

Esa afirmación se apoya en datos de los últimos campeonatos Sub 20 de la selección ecuatoriana. En los Sudamericanos 2017 (subcampeón) y 2019 (campeón), y en el Mundial 2019 (tercer lugar), Independiente ha sido el equipo que más jugadores aportó de manera directa e indirecta. En total fueron 14 futbolistas: siete jugaban en el club en el momento del torneo, cuatro lo hacían en Independiente Juniors -equipo filial que milita en Segunda- y tres jugaban en Europa pero habían salido del elenco negriazul: Wellington Ramírez (Real Sociedad B), Gonzalo Plata (Sporting Lisboa) y Stiven Plaza (Valladolid).

Independiente del Valle no solo cuenta con su equipo filial en la Serie B, con el que intercambia jugadores juveniles y los pule antes de llegar a Primera, el club también cuenta con un colegio para que los jóvenes talentos tengan una formación integral. Son más de 100 promesas que están allí. La inversión para esta ejemplar causa supera el 1,5 millones de dólares cada temporada.

“Tienen acuerdos con equipos del exterior. Uno de ellos es con la Real Sociedad de España. Entre ellos intercambian futbolistas de la cantera y realizan torneos juntos”, nos comenta Marta Marañón, periodista española del diario “AS” de dicho país.

Ventas

La apuesta de nutrir las divisiones inferiores y ser una máquina generadora de futbolistas le dio resultados más que positivos a las selecciones menores de Ecuador, al mismo fútbol norteño, pero sobre todo al propio club. En el 2016, luego de disputar la final de la Libertadores, Independiente batió un récord de ventas con una cifra impresionante: nueve jugadores en un solo año. Pudieron ser diez, pero el pase de Julio ‘Tin’ Angulo al Granada de España se detuvo porque el atacante fue suspendido por la FIFA al dar positivo en el antidopaje en un partido de la Copa de ese año.

Los nueve futbolistas que cambiaron de club fueron: Arturo Mina a River Plate, Julio Angulo a Huracán y el uruguayo Emiliano Tellechea a Olimpo de Argentina; Luis Caicedo a Cruzeiro y Junior Sornoza a Fluminense de Brasil, Librado Azcona y Jonathan González a Olimpia de Paraguay, Jonny Uchuari a Deportivo Cuenca de Venezuela y Bryan Cabezas a Atalanta de Italia. Algunos supieron sostenerse y emigraron a otra liga mejor, otros volvieron a su país. Cosas del fútbol.

Si retrocedemos un poco más, desde el 2009, cuando vendió a su primer jugador (Jefferson Montero), Independiente ha logrado cerrar las cesiones de 18 futbolistas hasta la actualidad. 15 fueron formados por ellos y tres fueron comprados cuando aún no tenían la mayoría de edad. De eso también se trata la visión del club: reclutar talentos de provincias y llevarlos hasta Primera.

El técnico

“No hubiéramos llegado donde estamos hoy con el anterior cuerpo técnico, de eso estoy seguro”, señaló Michel Deller cuando su querido club llegó a ‘semis’ de la Sudamericana. Se refería al equipo de trabajo encabezado por el español Ismael Rescalvo, quien llegó al Valle en el 2018 y se fue a Emelec en abril de este año dejando al equipo en la nada.

Las riendas del cuadro negriazul las tomó otro español, Miguel Ángel Ramírez. Como cuenta Marta Marañón, el entrenador canario llegó a Qatar en setiembre del 2012 para sumarse a la disciplina de la Aspire Academy, un centro de alto rendimiento situado en Doha que tiene el objetivo de formar atletas cataríes mientras se les proporciona educación secundaria.

Miguel Ángel Ramírez (medio) junto a Felipe Sánchez (izquierda) segundo asistente técnico y Fran Trujillo (derecha), el preparador físico. (Foto: El Comercio de Ecuador)
Miguel Ángel Ramírez (medio) junto a Felipe Sánchez (izquierda) segundo asistente técnico y Fran Trujillo (derecha), el preparador físico. (Foto: El Comercio de Ecuador)

“Estuvo en la selección Sub 17 y Sub 19 y, tras muchos años formando jóvenes allí, lo llamaron de Ecuador para hacerse cargo del club. Miguel Ángel vio que ese proyecto le atraía mucho al ser también un centro de alto rendimiento del fútbol ecuatoriano”, añade la periodista española.

Analizando un poco el juego del finalista de la Sudamericana, Marta señala lo siguiente: “No tiene un fútbol muy vistoso, pero sí organizado. Presionan muy alto y aunque suelen dejar que el rival controle la pelota, toman la iniciativa en el segundo tiempo. Bajo presión es como mejor funcionan. El técnico ha sabido combinar juventud y veteranía y elige bien los cambios. Sabe leer los partidos”.

El español puso su nombre en la historia del fútbol sudamericano.

El matagigantes

Diez años en Primera e Independiente ya tuvo ocho participaciones en torneos internacionales (cinco en Libertadores y tres en Sudamericana, contando con esta edición). El conjunto de Sangolquí ha tenido, además, la fortuna de enfrentarse a las camisetas más pesadas del continente. Y ha superado a la mayoría.

Al Corinthians se le suman clubes como River Plate de Marceloa Gallardo y Boca Juniors (a ambos los eliminó de la Libertadores 2016), Pumas de México, Universidad Católica y Colo Colo de Chile, y el propio Independiente de Avellaneda (le ganó en cuartos de esta Sudamericana).

Es así como el elenco del Valle se ganó el respeto de todos y un apodo que suele mostrarlo con honor: el matagigantes de América.

Campeón de la solidaridad

El 2016 fue histórico para Independiente por la final conseguida, y el club supo retribuir con una acción que puso de pie a todo el continente. El elenco ecuatoriano donó la recaudación por concepto de taquilla de todos los partidos que disputó de local en esa Libertadores a los damnificados por el terremoto que ocurrió el 16 de abril de ese año en el país norteño.

En total fueron 341.535 dólares los que se logró reunir en los siete partidos que se disputó en el Estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Este dinero sirvió para ayudar a 1.500 familias que fueron perjudicadas por aquel terremoto.

El presidente de Independiente del Valle, Franklin Tello, entregándole la donación a Nuno Queiros, representante Programa de Naciones Unidas. (Foto: Conmebol)
El presidente de Independiente del Valle, Franklin Tello, entregándole la donación a Nuno Queiros, representante Programa de Naciones Unidas. (Foto: Conmebol)

“A nombre de Naciones Unidas y de todos los afectados por el terremoto, quiero hacer llegar un verdadero agradecimiento a Independiente del Valle y a sus directivos. Creo que ningún equipo de fútbol en el mundo ha hecho una donación tan grande”, señaló Nuno Queiros, representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo

El recuerdo del Perú

Pocos recuerdan, pero Independiente del Valle vino a jugar al Perú. Fue en la Copa Libertadores Sub 20 que se disputó en Lima en el 2012. En ese entonces se llamaba Independiente José Terán. Y aquel equipo se enfrentó a Alianza Lima en el Grupo B.

El duelo fue victoria para los blanquiazules por 2-1 con doblete de Rodrigo Cuba. Los ecuatorianos habían adelantado con un tanto de Junior Sornoza, que cuatro años más tarde fue subcampeón de América.

Con la Copa Sudamericana en la mano, Independiente del Valle demuestra que no es una casualidad en el fútbol.