Redacción EC

El clásico británico se jugó en Lens. Inglaterra se llevó un trabajado triunfo en el derbi ante Gales gracias a un gol en el descuento de Daniel Sturridge (90+2), que coloca a Inglaterra líder de la llave B y casi clasificada para octavos de la Eurocopa 2016.

Fuera del estadio y en diferentes ciudades, los hinchas de ambos países desataron euforia con cada gol, pero el triunfo inglés provocó una verdadera explosión de sus seguidores. 

Los galeses se adelantaron en el primer tiempo con un lanzamiento de falta de Gareth Bale en el 42 y los ingleses empataron al inicio del segundo tiempo con un tanto de Jamie Vardy (56) en un partido que acabó decidiendo Sturridge.

"Está claro que estoy enormemente decepcionado, pero a la vez orgulloso de todo el mundo", declaró tras el partido Bale.

Fue un encuentro emocionante y con mucha pasión, sobre todo en las gradas, entre dos aficiones que se detestan, aunque el encuentro transcurrió sin incidentes.