Juan Pablo Varillas y un mano a mano con El Comercio. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)
Juan Pablo Varillas y un mano a mano con El Comercio. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)
Marco Quilca León
Corrección: Esta nota fue publicada originalmente en octubre del 2019

Llegamos al campo número once del Centro de Esparcimiento del Jockey Plaza cerca de las diez de la mañana. El calor el incesante, pero nuestra intención era tener una . En ese entonces, octubre del 2019, ‘Juanpi’ era el tenista de moda en el Perú luego de ganar dos Challengers seguidos en dos semanas. Hoy, aún lo es. La raqueta nacional se metió a la final del Challenger de Zagreb, seis días después de haber sido . Varillas venció al argentino Juan Manuel Cerúndolo, quien se retiró por lesión cuando el primer set iba 5-1 a favor de nuestro compatriota.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Juan Pablo Varillas: el camino al Top 100 del mejor tenista peruano del momento y su presencia en Roland Garros

“Hola, ¿qué tal? Siéntense. ¿Me esperan que acabo de entrenar?”, nos dice en la pausa de unos segundos que se tomó para acercarse a las gradas y saludar. Fuimos por una entrevista y obtuvimos mucho más. Conocimos la intimidad del mejor tenista del Perú. A continuación te contamos la historia:

Tomamos asiento y nos pusimos cómodos. Intentamos pasar un momento relajado, pero verlo entrenar fue impactante. La intensidad con la que corría a cada pelota, la potencia de su revés y la fuerza de su saque. Su entrenador es nada más que Duilio Beretta, tenista peruano de 27 años. Varillas tiene 24. Se llevan solo tres cumpleaños, pero pareciera que fueran más. Duilio lo sufre. Juan Pablo tiene como ídolo de infancia a Roger Federer, pero su espejo es Rafael Nadal por el gen competitivo que los une. No da un punto por perdido, ni siquiera en los entrenamientos. Y eso lo ha llevado hasta donde está: puesto 161 en el ránking ATP y con un futuro enorme. Además, se viene el Challenger de Lima (empieza este lunes 21 hasta el domingo 27 en el Club Terrazas de Miraflores).

HISTORIA 2019

Él quiere llegar a un Grand Slam. Está en la ‘Qualy’ del Abierto de Australia. “Será mi primer Grand Slam y trataré de hacerlo de la mejor manera. Va a ser difícil porque somos 128 tenistas y solo clasifican 16 al cuadro principal, pero me estoy preparando”, señala. [Ahora, desde fin de mes disputará la clasificación de Roland Garros].

La cancha del Jockey Plaza por un momento parecía ser el campo central de un torneo en una final. Y nosotros -el fotógrafo Rolly Reyna, el chofer del diario Rocha y yo- fuimos un público privilegiado.

Varillas en modo entrenamiento. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)
Varillas en modo entrenamiento. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)

Dicen por ahí, en ese rumor que daña la imagen de los demás sin ser cierto, que los tenistas son divos. No es así. Juan Pablo, el chico introvertido que poco a poco está perdiendo el miedo a las cámaras (lo necesitará si continúa en ascenso), tiene como base del éxito la humildad.

Después de un entrenamiento exigente -Varillas tuvo que cambiar de camiseta en una ocasión porque la otra estaba empapada de sudor-, esperamos por la entrevista. Mientras tanto, Matías Rizzo, su preparador físico y fisioterapeuta desde hace dos años, nos comenta su método de trabajo: “llega a entrenar hasta seis horas al día. Es un chico con una ambición sorprendente”.

Juan Pablo Varillas y Duilio Beretta fueron compañeros de equipo en la Copa Davis.
Juan Pablo Varillas y Duilio Beretta fueron compañeros de equipo en la Copa Davis.

Mientras conversando de camino a la salida del Jockey una voz a lo lejos interrumpe para saludar a Juan Pablo: “Hola, campeón. ¿Cómo va todo? Ya me llegaron las zapatillas. ¡Gracias, eh!”. Era Alex, uno de los trabajadores del Jockey que estaba arreglando una de las canchas de tenis. El mejor tenista del Perú es reconocido no solo por sus logros deportivos, sino también por su calidad de persona. Eso sí, no le gusta hablar de eso. Prefiere tocar temas tenísticos, siempre. Lo otro es su vida privada, un ambiente que quiere mantener siempre cuidado.

El viaje a su casa demoró cerca de 20 minutos. Así como lidió con sus rivales en los últimos Challenger, y los venció a todos, hizo lo mismo con el sofocante tráfico limeño. Con la tranquilidad de haber estado fuera del país varias semanas por los torneos que disputó y no haberse enfrentado, por un momento, con los taxis o choferes que se creen dueños de la pista, Varillas no tiene problemas. No se estresa. “En ningún país al que he viajado es igual a la congestión vehicular que se arma aquí”, reclama Matías. “A veces lo extraño, como a mis amigos de infancia”, replica Juan Pablo.

Después de un entrenamiento duro, el estómago pide alimento. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)
Después de un entrenamiento duro, el estómago pide alimento. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)

En su casa Varillas se siente más cómodo. Sin celular grabando sus declaraciones, atina a sacarse las zapatillas. Es su reino y puede andar con medias sin problemas. Es la primera regla que puso. Queda poco tiempo para que llegue su psicólogo Enrique Canaval. “Hace un tiempo trabajo con él. Antes creía que no era necesario, sentía que yo solo podía con todo. Pero no es así. La mente se trabaja igual que cualquier otra parte del cuerpo. En esa decisión tuvo mucho que ver Duilio [Beretta]”, comenta.

El tiempo ha hecho madurar a Juan Pablo. Tiene seis años como tenista profesional, pero tiene la mentalidad centrada de un veterano. Sabe cuáles son sus objetivos, sus fortalezas y debilidades. Y si hay que invertir para ser el mejor, lo hace. “Debo ganar 60 mil dólares anuales para igualar mis gastos de viajes”, nos confiesa. Según la página oficial de ATP, hasta el momento ha ganado 51 341 mil dólares en singles y 4 487 en dobles. Aún le falta. Pero no siempre fue así, antes luchaba aún más. “El primer apoyo que recibí del IPD fue de 300 soles mensuales en el 2013 o 2014. Yo viajaba a los campeonatos con mi dinero”, añade.

Su cuarto es el reino del tenis. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)
Su cuarto es el reino del tenis. (Foto: Rolly Reyna / El Comercio)

Su casa es normal. Pero su cuarto parece otro mundo. Está lleno de medallas que ganó, premios, trofeos, pelotas de tenis, raquetas y una pared en la que resaltan sus fotos con Rafael Nadal (actual número dos del mundo) de aquel partido de exhibición del 2013 cuando el español vino a jugar al Perú.

“Fue un sueño hecho realidad. Después de los tenistas top, ¿quién más puede decir que jugó al lado de Rafael Nadal? Casi nadie. Yo soy uno de esos privilegiados”, recuerda mientras observa las fotografías con una mirada que refleja el sentimiento de querer encontrarlo, pero ahora como rival.

Sus recuerdos con Rafael Nadal. (Foto: Marco Quilca)
Sus recuerdos con Rafael Nadal. (Foto: Marco Quilca)

Juan Pablo Varillas lleva una vida normal a la de cualquier chico de 24 años. Entrena, juega Play Station (prefiere FIFA antes que el PES), se junta con sus amigos, con su novia, lee, ve películas (siempre de gladiadores) y series de Netflix, y cuando le da el tiempo ve jugar a Universitario, el equipo de sus amores. No lo dice, tampoco lo publica. Su Facebook está lleno de información de sus torneos, su vida tenística. Él es así.

El chico introvertido que lucha por perder el miedo nos abrió la puerta de su vida, su intimidad, y nos dejó pasar sin reparo alguno. Nos mostró una faceta lejos de los campos de tenis. Fuimos por una entrevista y al final del día recibimos mucho más que eso. Conocimos al Juan Pablo persona. Y comprendimos por qué es así cuando tiene una raqueta y una pelota de tenis.

MÁS EN DT