Kenyi Peña Andrade

Los Juegos Panamericanos 2019 le dejaron un sabor agridulce a Kimberly Cardoza. La atleta nacional quedó sexta en la serie de 400 metros con vallas; sin embargo, en dicha participación, hizo también el tiempo necesario (58,04 s) para romper un récord nacional que ella misma había establecido un año antes en Trujillo (58,36 s). Pero, más allá de estos resultados, Kim considera que todos los deportistas peruanos deben sentirse ganadores, porque haber albergado un evento de tal magnitud marcará un punto de quiebre para el deporte en nuestro país.

“El que menos ahora quiere hacer deporte o retomar algún deporte. Todos estuvieron emocionados en estos últimos Juegos Escolares. Gracias a Lima 2019 creció la expectativa y el apoyo”, nos dice Kimberly mientras se toma un selfie con unos niños que la han reconocido, al mismo estilo que paran a los futbolistas en la calle.

Para ella, más valiosa que una medalla es la infraestructura que ha dejado la organización de Lima 2019. Porque, pese a que el atletismo nos regaló alegrías, gracias a las preseas obtenidas por Mario Bazán (bronce), Kimberly García (plata), Cristhian Pacheco y Gladys Tejada (oro), según sus propias palabras, hay mucho todavía por mejorar.

“Lo que hay que mejorar es que debemos tener más lugares donde entrenar. Nosotros entrenamos en un lugar donde entrenaban chicos runners, y eso no tiene nada de malo, pero chocaban mucho con nosotros. Las reglas no son las mismas”, indica Cardoza con una sonrisa dibujada en el rostro, la cual no pudo lucir en Lima 2019 por no poder subir al podio. “Recién tengo 23 años, creo que me pasó factura la experiencia de mis rivales. Algunas eran campeonas mundiales”, señala.

—Enfocada en el futuro—

Justamente, pensando en el futuro, Kimberly fue imagen de los Juegos Deportivos Escolares Nacionales 2019, que acabaron hace una semana. “De chica nunca llegué a una etapa nacional. Ahora los niños sí tienen esa posibilidad”. No hay descanso que tomar, nos dice Kimberly, quien reparte su tiempo entre entrenamientos y clases de universidad. Ella asegura que todo el esfuerzo valdrá la pena y que esto recién empieza. La revancha de Lima 2019 espera por Kimberly. No hay duda de que la tendrá.

No te pierdas