Jordan Trop completó tres maratones en tres días. (Foto: Instagram | Jordantropf)
Jordan Trop completó tres maratones en tres días. (Foto: Instagram | Jordantropf)
Redacción EC

El corredor estadounidense Jordan Tropf, experto en , ha logrado este fin de semana cumplir su reto de acabar tres carreras de 42 kilómetros en tres días consecutivos. El también residente en cirugía ortopédica del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Maryland, , cruzó exitosamente las metas de las maratones de Baltimore, Chicago y Boston.

MÁS | La historia de Rustam Nabiev, el montañista ruso sin piernas que conquistó la octava montaña más alta del mundo

“3/3. Creo que me tomaré la mañana libre. Gracias por todo el apoyo y enhorabuena a todos los corredores que corrieron este fin de semana”, escribió Tropf en su cuenta de . “¡Qué divertido estar ahí con todos ustedes! ¡Un agradecimiento especial al equipo detrás de escena por hacer de estos tres días los mejores!”, añadió el fondista estadounidense de 29 años en su red social.

El pasado sábado 9 de octubre, Tropf acabó en segundo lugar (de 1.600 participantes) en el Maratón de Baltimore con un tiempo de 2h27:23; mientras que el domingo 10 de octubre estuvo en el Maratón de Chicago, completando su segundo 42K consecutivo en 2h31:54 y, finalmente, el último lunes 11 de octubre acabó satisfactoriamente el Maratón de Boston y detuvo el cronómetro en 2h32:13.

Tropf dijo a que las inusuales circunstancias de la pandemia de COVID-19 llevó a una situación única en la que estas tres grandes maratones se programaron en días consecutivos. Nos dimos cuenta de que la tormenta perfecta realmente existe”, dijo. “No podía imaginar una mejor serie de carreras. Boston, sobre todo porque es personal, pero Chicago y Boston consecutivos son irreales”.

Tropf hizo 126 kilómetros de carrera a pie en tres días con unos 2.700 kilómetros de traslados. Si el cansancio acumulado no fuera suficiente, Jordan tuvo el domingo que añadir problemas con el traslado a Boston: su vuelo fue cancelado y, para poder llegar a tiempo tuvo que manejar hasta Detroit para agarrar otro avión que lo llevase a participar en la maratón más antigua de la era moderna.