Carlos Soria en el campo base del Dhaulagiri. (Foto: Facebook)
Carlos Soria en el campo base del Dhaulagiri. (Foto: Facebook)
Redacción EC

La edad no es una excusa para el montañista Carlos Soria. A sus 82 años quiere conquistar el Dhaulagiri (8.167m), la séptima montaña más alta del mundo. Pese a los inconvenientes, el veterano alpinista español confía en poder coronar en Nepal. Con su ascenso quiere rendir un homenaje a todas las personas mayores que han sido víctimas de la pandemia de la COVID-19.

MÁS INFORMACIÓN: Nor ‘Phoenix’ Diana, la joven luchadora musulmana que lleva hiyab y rompe tabúes en Malasia

Soria quiere conquistar la cima de uno de los dos ochomiles, junto al Shisha Pangma (8.013m), que le faltan para completar la colección de las 14 montañas más altas del planeta y convertirse en la persona de más edad en este selecto grupo. “Quiero demostrar que las personas mayores seguimos teniendo muchas ilusiones, muchas ganas de vivir”, dijo el montañista al diario el pasado mes de marzo.

Pero ahora el experimentado escalador no solo se enfrenta a los peligros propios de la montaña sino también a la pandemia del coronavirus. A través de sus redes sociales ha revelado que la situación que están atravesando en el campo base del Dhaulagiri en Nepal es bastante preocupante debido a los varios casos de COVID-19 que se han detectado en alpinistas y sherpas en la última semana.

“Seguimos intentando controlar lo máximo posible el brote de COVID-19 en nuestro campo base. Esta mañana un helicóptero ha evacuado a cinco personas más. Hoy hemos recibido 90 pruebas para todo el personal del campo base. Nuestro equipo ha realizado 30 pruebas con el resultado de 12 nuevos positivos. En estos momentos nuestra única prioridad es intentar estabilizar la situación y preocuparnos por la salud de todos”, explica en el último post que ha compartido en su Facebook.