Lionel Messi: tres diferencias con Gabriel Omar Batistuta
Raul Castillo

Gabriel Batistuta arremetía cualquiera tipo de defensa; las escabulle con fineza y soltura con el balón pegado al pie. Batistuta tenía un cañón en la diestra; Messi tiene un lienzo en la zurda. Batistuta era un tanque; Messi es un mago. Tras el golazo de Messi a Venezuela por los cuartos de final de la Copa América, ambos comparten ahora el récord histórico de goleo (54) de la selección argentina. ¿Qué los ha hecho únicos como goleadores? ¿Qué los hace diferentes? Aquí una breve explicación entre ambos emblemas de la albiceleste.    

Estilo

Ya lo había dicho Gareca en una entrevista a ESPN. “Batistuta tiene una característica personalizada. Se distinguía, todos esperábamos su disparo”, contó el ‘Tigre’.  Y lo era.  Batistuta siempre aparecía por el medio y no había forma de cómo detenerlo. Un centro al área generaba miedo rival, un pase filtrado a la derecha, preocupaba a los aficionados que enfrentaba. Batistuta despertaba entusiasmo y era indetenible en los últimos metros. Sea con la derecha o la cabeza, Argentina tenía gol con el ídolo de la Fiorentina. Messi, en cambio, es distinto. Él “es descomunal” como también dijo Gareca. Lionel aparece, se esconde, puede estar encontrarse como centrodelantero, también se ubica en la banda y hasta como enganche. Puedes tomarle la marca, pero en un momento, te burlará y estará con segundos de ventaja que me matan. Batistuta era potencia; Messi es un lujo desde todo punto de vista en el campo.

Polifuncionalidad

Batistuta era el ‘9’ antiguo. Muy difícil de verlo en la banda pese a que en sus inicios de su carrera era ubicado en aquella posición. El ‘Bati’ era una torre que esperaba y acechaba al balón. Poseía una gran lectura de juego, un buen cabezazo y una mejor derecha. Él vivía en el centro del área, le pegaba a los tiros libres como penales con el fusil que se le recuerda. Si se le podría definir: era un asesino. Messi también posee todas esas cualidades, pero con el hecho de que él coloca más y puede rendir a la altura en cualquier zona de ataque. Fue la revolución del ‘9’ con Guardiola, y con Argentina crea a falta de jugadores como en el Barcelona. Pese a que se le discute, el ‘10’ hace de todo. Argentina no ha sido la misma cuando él no se ha encontrado en el campo de juego.

Estadísticas     

Y aquí la deuda de Messi con la selección argentina. Batistuta marcó 13 goles en la Copa América, cuatro en la Copa Confederaciones y diez en Mundial ¿Messi? Cinco en Mundiales y 7 en el certamen americano. ¿Otras diferencias?  Batistuta suma dos títulos de Copa América (91 y 93); Messi ni una. Batistuta fue goleador del torneo con 6 tantos, ¿Messi? Puede serlo ahora. Mientras tanto, lleva cuatro. ¿El título? Lo veremos. Batistuta llegó a ser ídolo; Messi en cierta forma lo es, pero necesita bañarse de oro para quizás ser tan querido como el ex delantero.   

LEE TAMBIÉN: