Patriots vs. Rams: Tom Brady, el quarterback que lucha contra el tiempo. (Foto: AFP)
Patriots vs. Rams: Tom Brady, el quarterback que lucha contra el tiempo. (Foto: AFP)
Aldo Cadillo

A la edad en que los deportistas piensan en el retiro, vacaciones en el Caribe o seguir ligados a la acción pero fuera de los terrenos de juego, (California, 1977) se prepara para jugar su noveno . Habiendo ganado cinco y perdido en tres, el jugador que 41 años -que participó en la película animada Ted-, quiere escribir su propio guión para elevarse al trono del 'Salón de la Fama de la NFL' y ser considerado, si es que ya no lo es aún, como el mejor jugador de toda la historia del deporte emblema de Estados Unidos.

► 

Con un sueldo anual mayor al que recibe Cristiano Ronaldo por marcar goles con la Juventus, Tom Brady se embolsa un poco más de 44 millones al año, convirtiéndose en el deportista 15 mejor pagado del mundo, según Forbes. La real ganancia de 'CR7' radica en publicidad e imagen, y en ese terreno el astro portugués sólo compite contra sí mismo.

El deportista, más hábil en el terreno inmobiliario que en el del campo de juego, compra y vende propiedades agregándole el plus que él radico en alguna de ellas, y con la ganancia económica que eso implica, no inició como el primero ni el mejor en la NFL.

Su acercamiento inicial con el éxito fue en la temporada 2001. Brady ganó su primer Super Bowl contra Los Angeles Rams un domingo 3 de febrero del 2002. Sí, su primer rival será el contrincante que podría marcar su historia. De ganar obtendrá su noveno triunfo en el partido más importante en la NFL.

Patriots vs. Rams: Tom Brady, el quarterback que lucha contra el tiempo. (Foto: AFP)
Patriots vs. Rams: Tom Brady, el quarterback que lucha contra el tiempo. (Foto: AFP)

Diecisiete años tuvieron que pasar para que New England Patriots y Los Angeles Rams volvieran a estar frente a frente en una final de Super Bowl. El tiempo, que utiliza el pasado para mostrarnos el futuro viviendo aún en el presente, giró para que las casualidades se repitan y lo inesperado se convierta en predecible: el veterano quarterback de 41 años Tom Brady disputará una segunda batalla definitiva ante su primera presa.

Cuando Brady aún no era considerado el mejor de todos los tiempos, el joven guió a New England Patriots al Super Bowl del 2002. Con el aplomo, convicción y seguridad que sólo demuestran aquellos que sobreviven gracias a su enorme talento, Tom propició el triunfo de ese año a segundos del final. 

Cual guión de Hollywood, el chico por el que nadie daba nada, la temporada anterior había sido elegido en sexta ronda para integrar un equipo profesional, demostraba a todos que podía ganarlo todo. En la última jugada de ese Super Bowl los veteranos hubieran optado por retener el balón y ganar el duelo en el tiempo extra; pero Brady, respaldado por la irreverencia de la edad, decidió empujar la ofensiva y ganar el partido con un touchdown a falta de siete segundos. 

Producto del tiempo, Tom Brady se erige como unos de los quarterbacks más veteranos en disputar un Super Bowl. Cuando su nombre aún no es una estadística, y recuerdo, sus pases todavía marcan el camino del triunfo. El hombre que invierte más en su salud que en cualquier otro lujo, busca un nuevo título para ser considerado el mejor de toda la historia de la NFL sin duda, pero ojo que aún no piensa en el retiro.