Christian Cueva jugará ahora en Arabia Saudita. (Foto: Al Fateh)
Christian Cueva jugará ahora en Arabia Saudita. (Foto: Al Fateh)
Raúl Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En situaciones de competencia, donde cada vez hay más similitudes con los profesionales en el campo de juego, el trabajo físico y psicológico es de suma importancia para sacar diferencias frente a tus competidores. Hay quienes lo entienden desde la infancia, sobre todo aquellos que no nacieron con un don a diferencia de otros. También hay quienes que al error comprenden que la vida no presenta una lluvia de oportunidades; y están los casos como los de , en donde esperemos que esta vez se asiente en el de Arabia Saudita.

Cueva no es chiquillo ni mucho menos alguien que no entienda la magnitud de sus hechos. Tiene 29 años. Con 23 a 24, se entiende a la persona, se trata de conducirla, hablarle y guiarle para que tome mejores decisiones en un corto plazo, pero con 29, cuando supuestamente debes encontrarte en una cúspide de un nivel futbolístico, ¿cómo convencer a alguien de que probablemente esta sea la última oportunidad para destacar en el extranjero?

Cueva no es que solo haya tenido problemas con el pasado técnico porque sea ‘injusto’ con los sudamericanos, porque hace un año tampoco tuvo la mejor relación con Sampaoli en el Santos. “A Jorge no le gusta el chocolate. No puedes quitarle el talento o inventiva que tiene al jugador. Un taco, un sombrero, una pausa, yo veo el fútbol así”, argumentó en referencia a un DT que había asegurado que no pudo comprometerlo en un universo alineado con la ciudad, el equipo y el proyecto, que terminó en segundo lugar del Brasileirao, y más ahora que el mismo Sampaoli vuelve a pelear con el Atlético Mineiro en el campeonato brasileño.

Cueva es un profesional que debe entender que solo le ha faltado la disciplina para ser un extraordinario deportista. ¿De qué sirve el talento cuando no hay conducta y sobre todo autocrítica? Porque no es solo que Cueva no haya podido llevarse bien con Hamza Hamzaoglu, sino que también ha pasado por cinco clubes en los últimos dos años, y aún no ha podido encontrar el rendimiento que le hemos visto cuando estaba en Sao Paulo.

Desde la Videna seguirán con especial atención sus primeros pasos en el balompié árabe. Para Ricardo Gareca, aún sigue siendo un infaltable en su esquema base de la Selección Peruana. Nadie deberá sorprenderse por su llamado para la fecha doble de Eliminatorias de marzo. En la Blanquirroja aún hay sitio reservado para Cueva, a pesar de que están consolidándose otros jugadores peruanos en su puesto, como Sergio Peña en el Emmen de Holanda.

Esperemos que ahora lo consiga en Asia. Por el bien de él, de la Selección y de todos los que disfrutamos su fútbol al nivel más alto, ese mismo que nos ayudó a podernos a llevar a un Mundial. Todo depende de él.


SIGUE LEYENDO