El poderoso equipo de España va por el pase a octavos de final de forma invicta. (Foto: AFP)
El poderoso equipo de España va por el pase a octavos de final de forma invicta. (Foto: AFP)
Redacción DT

Con el liderato del Grupo C asegurado, la selección española sufrió hasta el final para tumbar la resistencia iraní en su tercera actuación en el Mundial de baloncesto de China. La Roja dio una pobre imagen a las puertas de la segunda fase, en la que le esperan Serbia e Italia (73-65).

También se clasificó este miércoles para la siguiente ronda, en el primer partido de la jornada en Cantón (China), la selección de Puerto Rico tras derrotar a Túnez por un ajustado 67-64.

-Crónica-

Dos triples de Sergio Llull y Marc Gasol en el último minuto y medio salvaron de la quema a un equipo español que fue perdiendo durante buena parte del partido y volvió a mostrar sus carencias ante la selección 51 en el ránking FIBA.

Por tercera ocasión consecutiva, la selección volvió a mostrar su peor cara en la primera parte. En esta ocasión si pudo irse a los vestuarios por delante, aunque solo por dos puntos tras otro mal día desde el triple, con nueve aciertos de treinta intentos (30 por ciento).

El arranque español volvió a ser, de nuevo, poco esperanzador. En menos de tres minutos, Sergio Scariolo ya había pedido tiempo muerto al verse sorprendido con un 0-10 en contra. Hasta ese momento, todo era un cúmulo de errores en su equipo. No entraban ni desde fuera ni bajo el aro, los iraníes cerraban su zona y España tardaba en arrancar.

Fue Juancho Hernangómez quien se encargo de romper la tendencia negativa, y le siguió Ricky Rubio con un 2+1 que empezaba a poner orden en un partido intrascendente, con España con el liderato del Grupo C asegurado, pero con la obligación de mejorar su nivel de juego, e Irán con ganas de dejar buena imagen en su despedida.

Los persas seguían a lo suyo y, con un acierto fuera de lo común, se pusieron en un santiamén 5-15 con Yakhchalidehkordi y Jamshidijafarabadi como estiletes.

Al contrario que en las dos primeras actuaciones, Ricky se mostraba impreciso. España seguía funcionando a tirones, aunque se mantenía en el partido gracias a su calidad individual, y el primer triple tardó siete minutos en llegar. Fue Juancho el encargado de romper el maleficio.

La valentía de los iraníes les permitió el orgullo de, al menos, llevarse el cuarto inicial ante la segunda selección del mundo, que siguió acusando su intermitencia y cerró los diez primeros minutos tres abajo (18-21, min 10).

El segundo cuarto Scariolo sacó a escena a los teóricos suplentes y, al menos, la defensa ganó en agresividad y frenó el ataque persa, pero los tiros seguían sin entrar y algún triple no tocaba ni el aro.

Javier Beirán dio a los 13 minutos la primera ventaja a su equipo, pero la alegría solo duró unos segundos. Los iraníes seguían plantando cara y no le perdían la cara al partido. Para colmo de males, el único triple que entró hasta entonces, fue anulado por pasos de Rudy Fernández.

Se desquitó el alero madridista con otro en el siguiente ataque que reenganchó a una España que a esas alturas ya llevaba catorce minutos por debajo en el marcador (26-25, min 16).

Como ante Puerto Rico, desde la defensa se fue construyendo el juego. Irán solo sumaba cuatro puntos en siete minutos -diez en todo el segundo cuarto- y sufría en cada acercamiento a la pintura, aunque fue capaz de irse al descanso con una desventaja mínima (33-31, min 20).

Con el quinteto titular de nuevo en pista, poco cambió. En tres minutos solo se habían visto una canasta en cada aro y, cuando las muñecas empezaron a calentarse, las alternativas en el marcador se sucedieron.

Scariolo siguió moviendo el banquillo para buscar soluciones al atasco y, de paso, repartir minutos entre sus jugadores. Y de repente, España pudo encadenar al fin tres triples por medio de Claver, Gasol y Rudy, que supusieron la mayor brecha a su favor a esas alturas (50-43, min 27).

Apretaron de nuevo los persas, con su estrella Hamed Haddadi repartiendo asistencias, lo que coincidió con otra pájara de los de Sergio Scariolo que mantuvo la sorpresa en el marcador a falta del cuarto definitivo (52-53, min 30).

Con el paso de los minutos, se mantenía la incertidumbre. Las ventajas seguían siendo mínimas y todo apuntaba a un desenlace tardío. A seis minutos del final, Michael Rostampour encendió las alarmas al poner a los suyos cinco arriba. La cosa se ponía seria y para colmo de males, Rudy se hizo daño en un pie y se retiró al banquillo con empate a 63 y tres minutos y medio por delante.

Y cuando llegó el momento de la verdad, dos triples de Sergio Llull y Marc Gasol, que volvieron a ejercer de salvadores, permitieron el tercer triunfo español en el torneo, de nuevo con altas dosis de sufrimiento. El viernes espera Italia.

- Ficha técnica:

73 - España (18+15+19+21): Ricky Rubio (5), Rudy Fernández (9), Víctor Claver (11), Juancho Hernangómez (11) y Marc Gasol (16) -cinco inicial-, Quino Colom (2), Pau Ribas (2), Willy Hernangómez (8), Pierre Oriola (4), Sergio Llull (3) y Javier Beirán (2).

65 - Irán (21+10+22+12): Yakhchalidehkordi (5), Zangeneh (7) Jamshidijafarabadi (15), Nik Khahbahrami (8) y Haddadi (10) -quinteto titular-, Geramipoor (5), Mozafarivanani (-), Mashayekhi (2) y Rostampour (13).

Árbitros: Michael Weiland (CAN), Arnaud Kom Njilo (CAM) y Nan Ye (CHI). Sin eliminados

Incidencias: Segundo partido de la tercera y última jornada del Grupo C en el Mundial de China, disputado en el Guangzhou Gymnasium de Cantón ante unos siete mil espectadores.

Previa

Una vez sellado su billete a la segunda ronda del Mundial como líder del Grupo C, España cierra este miércoles la primera fase frente a Irán con la intención de mejorar la imagen ofrecida en sus dos primeras actuaciones, despejar dudas y prepararse para lo que le viene encima a partir del viernes.

Los triunfos ante Túnez, con la que se sufrió hasta el descanso, y Puerto Rico, en un partido para olvidar en el que estuvo negada en el tiro (4/30 en triples) han cumplido los pronósticos pero han dejado una sensación agridulce por la forma de alcanzarlos.

La poca consistencia defensiva, los problemas de rebote que se llevan arrastrando desde el inicio de la gira de preparación y la intermitencia en el juego de ataque serán los principales problemas a pulir en el último test antes de enfrentarse en la ciudad de Wuhan a selecciones del nivel de Serbia, candidata al oro, o Italia.

Pero antes de eso, Irán será el tercer rival de los jugadores de Sergio Scariolo. Aunque ya sin opciones de seguir con vida en el torneo, ha dejado una buena imagen, cayendo con decoro ante los tunecinos y llegando a poner contra las cuerdas a Puerto Rico, ante la que cayó sobre la bocina después de ir ganando por 18 puntos.

Su gran estrella es el veterano Hamed Haddadi, de 34 años, 2,18 y considerado una leyenda en su país tras su pasado NBA. El pívot se exhibió ante los boricuas con 22 puntos y 16 rebotes demostrando que es la gran referencia de unos iraníes que también cuentan con otro histórico de su baloncesto, Samad Nikkhah Bahrami.

Aunque no lograron su objetivo de clasificar a Irán por primera vez para la segunda fase, dejaron detalles de calidad y demostraron su crecimiento en aspectos técnicos y de organización de su juego.

Además de la calidad de Haddadi y Bahrami, en la selección persa han aportado cosas positivas otros hombres como Behnam Yakhchali, que el primer día hizo mucho daño a Puerto Rico con seis triples y 22 puntos, o Aaron Geramipoor, máximo anotador ante Túnez con 18.

Consciente de que es inferior a la selección española -segunda del mundo en el ránking de la FIBA-, el equipo que entrena Mehran Shahintab, que aparece 25 puestos más abajo en dicha lista, intentará al menos despedirse del Mundial de China dejando una buena imagen de su baloncesto.

Fuente: EFE

España vs. Irán | Mundial de basquetbol China 2019 | Aquí se jugará el último partido de la fase de grupos

TAGS RELACIONADOS