Jonathan Maicelo recordó su dura infancia en el Callao [VIDEO]
Aldo Cadillo

Cuatro mujeres moldearon, fundieron y forjaron al  peruano . El 'Último Inca', apodo que prefiere, no tuvo padre; pero sí madres. Las chicas de su vida fueron las encargadas de criarlo en la dura zona de San Judas Tadeo, popularmente conocido como los Barracones del Callao.

► 

"Yo fui abandonado por mi padre al nacer o antes de nacer. Por eso me criaron cuatro mujeres. Y no lo cuento esto para que sientan lástima, lo cuento para que no se estén quejando de la vida", cuenta Jonathan Maicelo a El Comercio con la misma dureza con la que encaja golpes a sus rivales.

"Me abandonó mi papá voy a robar, me abandonó mi madre voy a fumar. No. De esta forma tú te vuelves más hombre y más responsable", comenta Maicelo mientras mira fijamente a la cámara.

La ausencia de su padre fue reemplazada por sus cuatro madres. Su mamá, abuela y dos tías fueron las encargadas de criar, enseñar y orientar al boxeador peruano. El futuro campeón mundial las recuerda como mujeres estrictas y, quizás, sus primeras entrenadores.

"Me quedó mi tía Sara, mi tía Aiko. Mi abuela Isabel que está arriba chequeándome desde allá y mi madre Marina. Ellas me criaron, pero no era cosa fácil. Eran así. Duras, Me daban libertad; pero eran muy duras en otros aspectos. Cuando me portaba mal o cuando pasaba por depresión me lo quitaban de un escobazo. Mi abuela me decía, si te pegan, te saco la m... encima", narra Jonathan Maicelo riéndo, quizá recordando alguna anécdota que invade su pensamiento.

El 'Último Inca' confirma la dureza de la zona y describe la 'picante' área de los Barracones con una frase que lleva su firma: "En el Callao antes de caminar aprendes a pelear".

Seguramente vendrán más combates para Jonathan Maicelo. El pugilista peruano quiere despertar del sueño y hacerlo realidad. Conseguir un título mundial para el Perú y que consagre su carrera deportiva, porque las peleas de la vida ya las ganó.

LEE TAMBIÉN

TAGS RELACIONADOS