Kevin Durant, el crack de la NBA que creció sin sus dos padres
Kevin Durant, el crack de la NBA que creció sin sus dos padres
Redacción EC

RAÚL CASTILLO

Para unos jugadores solo es su número de la suerte. Para otros fue la camiseta que le dieron en el día de su presentación como profesional, pero no para . Sobre su espalda reluce el número 35 en esa camiseta azul del  en homenaje a Charles ‘Big Chucky’ Craig, el primer entrenador de su vida, que fue asesinado en el 2004 en un tiroteo callejero por intentar parar una pelea entre dos jóvenes. “Estaba en el lugar equivocado y en el momento equivocado”, respondió Durant cuando fue consultado por la muerte de quien fuera prácticamente un padre para este joven de 25 años, nacido en la ciudad de Washington.

Durant y ‘Big Chucky’ se conocieron en los suburbios, donde muchos chicos de escasos recursos emergen como basquetbolistas para un futuro mejor. Él lo hizo también, como todos podrán verlo cuando se ve su imagen en los televisores a la hora que se sintoniza la . Craig, su figura paternal, su segundo padre, fue el hombre que lo cogió bajo su protección y le enseñó los fundamentos del básquet, así como la educación y los modales. Ambos se conocieron cuando Kevin tenía ocho hasta que la muerte los alejó a la edad que Durant tenía 16. “Él me hacía sentir como si fuera una estrella. Se preocupaba por todos los que estaba a su alrededor y, sobre todo, a mi me hizo creer en mis posibilidades. Cada vez que salgo a la cancha lo hago para ganar y para que se enorgullezca de mí en el cielo”, dijo hace unos años en una entrevista a la cadena ESPN.  

(Foto: Instagram)

Sobre su padre biológico se puede decir que lo abandonó cuando tenía solo un año, regresó 12 años después y lo volvió a abandonar. Hay hombres que crecen a los 21, otros demoran más, pero las enseñanzas de Chucky lo hicieron madurar a Kevin cuando recién era un adolescente que se preparaba para entrar a la Universidad de Texas.

(Foto: Instagram)

También con la muerte de su referente, su madre tuvo que trabajar de noches para que él y su hermano pudieran vivir tranquilos. “Trabajaba de noche, de 11 a 7, cargando sacos de correo de 25 kilos en un tráiler. A veces tuve que tirar de mi jubilación para pagar sus viajes y su educación”, dijo un día Wanda Prattl, la madre de Durant.

Hoy la familia Durant sonríe con la actualidad de Kevin. El alero estrella del Thunder se encuentra casado con Mónica Wright, una basquetbolista de la liga femenina, y pese a que se incomoda cuando sus compañeros lo molestan con LeBron James y Paul George por el MVP de la temporada regular, Durant sabe que se encuentra en el mejor momento de su carrera. Se encuentra a ocho partidos de igualar una de las mejores marcas de Michael Jordan en su carrera: 40 partidos al hilo con más de 25 puntos por partido, Durant lleva 32 hasta la fecha. Y no solo eso. Cobra 20 millones de dólares al año con su contrato con los Thunder, tiene su propio restaurante (KD’s Southern Cuisine) en Oklahoma y tiene su propia línea de ropa con Nike. Si hay un nombre que romper con la hegemonía de LeBron y el Heat, ese es Kevin Durant.

(Foto: Instagram)