Roger Federer se emocionó por la ovación del público. Foto: Captura de pantalla de ESPN.
Roger Federer se emocionó por la ovación del público. Foto: Captura de pantalla de ESPN.
Redacción EC

Roger Federer le puso punto final a su carrera este viernes. El tenista suizo formó dupla con Rafael Nadal en la Laver Cup para enfrentar a Jack Sock y Frances Tiafoe, aunque el resultado le fue favorable a la pareja estadounidense, las cámaras se enfocaron en ‘Su Majestad’.

Al terminar el último punto, el ‘Expreso’ rompió en llanto y recibió la ovación del público. Las personas se pararon de sus asientos y aplaudieron al deportista quien se mostraba emocionado por el cariño recibido.

De la misma manera, Roger Federer agradeció a los asistentes que lo alentaron en esta partido. Así, ‘Su Majestad’ le dice adiós a las canchas luego de 24 años de trayectoria.

Durante su carrera, el tenista suizo conquistó 20 títulos de Grand Slam de los cuales son seis ediciones del Abierto de Australia, uno en Roland Garros, ocho en Wimbledon y cinco en el US Open.

Roger Federer: carta de despedida

“A mi familia de tenis y más allá. De todos los regalos que me ha dado el tenis a lo largo de los años, el mayor, sin duda, ha sido la gente que he conocido en el camino: mis amigos, mis competidores y, sobre todo, los aficionados que dan vida a este deporte. Hoy, quiero compartir algunas noticias con todos ustedes.

Como muchos de ustedes saben, los últimos tres años me han presentado desafíos en forma de lesiones y cirugías. He trabajado duro para volver a estar en plena forma competitiva. Pero también conozco las capacidades y los límites de mi cuerpo, y su mensaje para mí últimamente ha sido claro. Tengo 41 años, he jugado más de 1500 partidos en 24 años. El tenis me ha tratado con más generosidad de lo que nunca hubiera soñado, y ahora debo reconocer cuándo es el momento de terminar mi carrera competitiva.

Cuando comenzó mi amor por el tenis, yo era recogepelotas en mi ciudad natal de Basilea. Solía mirar a los jugadores con una sensación de asombro. Eran como gigantes para mí y comencé a soñar. Mis sueños me llevaron a trabajar más duro y comencé a creer en mí mismo. Algunos éxitos me dieron confianza y estaba en camino al viaje más increíble que me ha llevado hasta este día.

Por lo tanto, quiero agradecerles a todos desde el fondo de mi corazón, a todos en todo el mundo que han ayudado a hacer realidad los sueños de un joven recogepelotas suizo. Finalmente, al juego de tenis: te amo y nunca te dejaré”.